¿Qué es una cistoscopia?

La cistoscopia viene del griego «cistos» (vejiga) y «scopia» (ver) y significa literalmente ver dentro de la vejiga. Básicamente existen dos tipos de cistoscopias en función del aparataje que se use: la cistoscopia flexible y la cistoscopia armada (también cistoscopia rígida). En un post reciente te he hablado de las alternativas a la cistoscopia, por si te puede interesar.

En este post te hablaré del procedimiento genérico, que se realiza la mayoría de veces mediante cistoscopia flexible. Si quieres información sobre la cistoscopia armada o rígida, te hablaré de ella en resección transuretral de vejiga.

Cistoscopia flexible transuretral.

La cistoscopia flexible se realiza introduciendo un cistocopio, que es algo parecido a una sonda vesical. En su interior hay tres componentes: fibra óptica, para captar la imagen; una fuente de luz; y un canal de trabajo, para introducir pinzas, cestillas, catéteres, etcétera. Este cistoscopio se introduce por el conducto de la orina (meato uretral) y atraviesa la uretra hasta llegar a la próstata y la vejiga. Nos permite descartar la presencia de estenosis de uretra, ver si existen piedras o tumores en el conducto y tener una idea de la próstata. Pero, sobre todo, mediante una cistoscopia podemos explorar la vejiga.

La cistoscopia flexible se realiza en unidades de diagnóstico urológico ambulatorias. Es decir, sin ingreso. Si te tenemos que hacer una cistoscopia vendrás al hospital pero podrás irte al poco de acabar la exploración.

¿Qué podemos ver un la cistoscopia?

La exploración se realiza con lubricante urológico (aplicado en la uretra) y suero fisiológico para rellenar las estructuras de la vía urinaria. A lo largo de su paso, se van valorando las diferentes estructuras:

  • Uretra: aquí podemos evaluar estrecheces o estenosis a lo largo de los diferentes tramos de la uretra, zonas inflamatorias, valorar el estado de un injerto de una uretroplastia (cirugía de reconstrucción uretral), buscar fístulas, etc. En la zona membranosa de la uretra se puede valora el esfínter urinario externo.
  • Uretra prostática: en esta zona previa a la entrada a la vejiga podemos observar el crecimientos de los lóbulos prostáticos que dificulten el paso de la orina, así como quistes prostáticoscuellos vesicales elevados, etc.
  • Vejiga: dentro de la vejiga se pueden valorar tanto las características de la mucosa vesical (aspecto general, presencia de trabeculaciones o divertículos…), la capacidad vesical, la presencia de piedras o tumores, buscar la causa de un sangrado urinario (cistitis, tumor, piedra, próstata elongada, etc.), valorar la sensibilidad de las paredes vesicales, valorar los orificios de salida de la orina que viene de los riñones (meatos), etc.

¿Cómo se hace una cistoscopia?

Como te comentaba, se realiza en una unidad de diagnóstico urológico. No es un quirofano, aunque es un ambiente medicalizado en el que se pueden realizar procedimientos mínimamente invasivos. Te harán desnudar y tumbarte sobre una camilla, para posteriormente desinfectar la zona de la uretra con yodo.

No hace falta estar en ayunas ni hacer ningún tipo de preparación, excepto la toma de antibiótico previo. No hace falta rasurado.

Algunas veces se introduce yodo con una jeringa dentro del conducto urinario, antes o después de utilizar lubricante. A pesar de que el lubricante parece buena idea, algunos estudios en los que he participado indican que sin lubricante los pacientes tienen menos dolor, como puedes ver aquí. Con lubricante o no, tu urólogo introducirá el cistoscopio a través del conducto de la orina.

En función de la sospecha clínica, será más o menos exhaustivo en cada paso del procedimiento (uretra, próstata, vejiga, etc…). Es común que se explore la vejiga minuciosamente y que antes de terminar se recoja una citología urinaria. No existe ninguna diferencia fundamental entre realizar una cistoscopia a hombres o a mujeres. La cistoscopia en hombres es más molesta puesto que la uretra del hombre es sensiblemente más larga. La cistoscopia en mujeres, la cistoscopia es un procedimiento rápido y sencillo, puesto que la exploración de la mínima uretra no consume tiempo, y no existe próstata. Por tanto, en mujeres suele ser un procedimiento muy bien tolerado, aún sin anestesia local.

¿Es doloroso hacerse una cistoscopia? ¿Duele?

La cistoscopia no suele ser un procedimiento considerado doloroso, aunque desde luego no es agradable. Después de haber hecho miles de cistoscopias, desde luego es un procedimiento que yo preferiría que me realizaran anestesia. Pienso que cada vez más estamos evolucionando hasta cistoscopia con sedación, precisamente para hacer más llevadera la prueba y huir del tradicional «molesta pero no duele» que no es que sea mentira, pero desde luego no refleja toda la verdad.

Por eso muchas veces oímos lo de «tengo miedo a la cistoscopia» porque desde luego no es plato de gusto. Siendo la mejor prueba de diagnóstico y seguimiento para el tumor vesical, la aparición de alternativas a la cistoscopia y las opciones de cistoscopia con anestesia deberían hacer que la gente le fuera perdiendo el miedo.

¿Cuánto dura?

Si podemos acceder fácilmente a la vejiga y no nos encontramos con sorpresas dentro, una cistoscopia dura menos de 5 minutos, incluyendo la toma de citología urinaria. Lógicamente, si existe una estenosis de uretra que nos impide acceder fácilmente, o si la vejiga contiene orina turbia que haya que aspirar, tardaremos más.

Pero vaya, que si va todo bien, 9 de cada 10 veces, en 5 minutos estarás listo.

Efectos secundarios y tiempo de recuperación.

La cistoscopia es un procedimiento seguro y no suele dar muchos problemas después. Sin embargo, sí puede producir cuadros clínicos como los que te comento a continuación:

  1. Infección de orina: es poco habitual pero desde luego un pequeño porcentaje de personas que estudiamos con cistoscopia desarrollan después infección de orina. Siempre se administra antibiótico antes o después de procedimiento, aunque no siempre es suficiente para evitar el problema. Si te ocurre y tienes fiebre, tienes que ir a urgencias. Un problema adicional es la gran cantidad de resistencia antibiótica que tenemos en España. Eso hace difícil seleccionar un antibiótico eficaz para usar masivamente al realizar pruebas poco agresivas.
  2. Síntomas urinarios: es común que durante unos días tengas sensación de escozor y dolor al orinar, que se irán por sí mismos.
  3. Sangre en la orina: los mismo que lo anterior.


¿Qué hacer después de una cistoscopia?

Puedes hacer vida normal. No suelo prohibir nada especial, a no ser que existan circunstancias especiales. Puedes comer y beber lo que quieras, y también puedes practicar deporte y sexo.

Lo común es que tu médico te cite al cabo de una o dos semanas para entregarte el resultado de la citología urinaria.

Si tienes alguna duda o pregunta, me puedes encontrar en Barcelona o Madrid o por televisita.

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba