¿NOS HACE MÁS AGRESIVOS LA TESTOSTERONA?

Hoy en día se sabe que existe una clara relación entre testosterona – agresividad – ansiedad. A simple vista son un conjunto de palabras pero combinadas pueden desencadenar acciones fatídicas. Desde hace tiempo sabemos que la testosterona va ligada a la agresividad y al comportamiento dominante (sobre todo en hombres), aunque como es lógico, cada individuo es único y existen factores independientes que configuran la personalidad de cada uno y no por ello todos seremos individuos impulsivos y agresivos. 

Recientemente se ha publicado un estudio en el Adaptive Human Behavior and Physiology que demuestra que la testosterona se asocia con un comportamiento más agresivo durante las competiciones: en el primer experimento participaron 80 individuos de ambos sexos, donde se usaron encuestas, muestras de saliva, juegos competitivos y métodos de agresión reactiva para evaluar el rasgo de la ansiedad en sus personalidades, y su influencia en la relación entre testosterona y agresividad. Se pudo ver una correlación positiva entre un aumento de testosterona y un aumento del comportamiento agresivo. En el segundo experimento los resultados fueron en la misma línea: se evaluaron a 237 participantes de ambos sexos, por separado, asignándoles una condición para que ganaran o perdieran con cierta frecuencia. De nuevo, los investigadores detectaron una correlación positiva entre testosterona y agresividad en los hombres.

Así pues, y basándose en los resultados, los científicos opinan que existe una clara relación entre testosterona y agresividad, pero mucho más compleja de lo que se pensaba: La personalidad, y concretamente la ansiedad, podrían tener bastante que decir en el asunto. Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

Ir arriba

¿Cuál es tu perfil de comportamiento sexual?

¿Qué te mueve en la cama y cómo puedes mejorar?

¿Cuál es el perfil de tu pareja sexual ideal?