¿Hay relación entre testosterona baja y cáncer de próstata?

Sí, hay relación entre tener la testosterona baja y tener cáncer de próstata. Menos testosterona, peor cáncer.

Pero esta es una historia larga y que merece ser contada.

Los Doctores Charles Huggins y Clarence Hodges reciben el premio Nobel -el segundo Nobel relacionado con la urología- por sus investigaciones en cáncer de próstata. A hombres con cáncer de próstata con metástasis les quitaban los testículos, y por tanto la testosterona.

Resultado: menos testosterona, menos cáncer.

Por tanto, si a una persona con cáncer le quitas testosterona y mejora, eso será que la testosterona da cáncer de próstata. A eso, en filosofía, se lo conoce como falacia de ida y vuelta (si algún filósofo lee esto y estoy equivocado, por favor, que me corrija).

Dejando la filosofía de de lado. La idea que quedó fue que la testosterona daba cáncer. Ese mantra se ha repetido en la urología hasta la década de los 90. A pesar del mantra, te dejo un pensamiento: en cáncer de próstata aumenta de frecuencia con la edad, mientras que la testosterona disminuye. Parece, entonces, paradójico, que más testosterona -típica de jóvenes sanos- se relacione con más cáncer -típica de hombres mayores con factores de riesgo-.

Menos testosterona, ¿más cáncer?

En los 90, tras la generalización en el primer mundo del PSA y los -escalofriantes- datos de prevalencia, se empiezan a hacer estudios para detectar factores de riesgo. En varios estudio poblacionales aparecen relaciones marginales entre menos testosterona y más diagnóstico de cáncer, que históricamente no trascendieron demasiado.

Posteriormente, en 1996, Abraham Morgentaler -una figura capital en todo esto, publica un estudio en el que a hombres con niveles muy bajos de hormonas se les estudiaba para cáncer de próstata.

Surprise-surprise. Estos hombres tenían cáncer de próstata, y además muy agresivo.

Posteriormente se publican estudios en los que se relaciona menos testosterona con más cáncer, más agresividad, cáncer más avanzado y de peor pronóstico. Se intentan -infructuosamente- definir puntos de corte de testosterona que pudieran ser de ayuda a la hora de diagnosticar cáncer de próstata.

Mi tesis doctoral.

En 2001 termino mi especialidad y estaba buscando mi tema de tesis doctoral. Intento de modelo de trasplante renal en cerdo pero descubro que no me gusta nada matar cerdos ni en aras de la ciencia (nunca más, ni antes ni después, he hecho investigación con animales).

Por casualidad, en ese momento, yo estaba muy interesado en la testosterona como proxy de salud general y de salud sexual. Pero la mayor parte de pacientes que veía eran hombres con elevación de PSA a los que hacíamos biopsia.

Y empecé a reclutar datos de testosterona en hombres, y llegué a juntar una base de datos con más de 1000 biopsias. Y empecé a ver resultados. Te dejo el titular de las conclusiones junto con el link al artículo publicado.

Menos testosterona biodisponible está relacionada con más cáncer de próstata.

Menos testosterona está relacionada con tumor de próstata de peor pronóstico.

Menos testosterona está relacionada con más cáncer de próstata en hombres con PIN de alto grado en una biopsia previa.

La testosterona no se relaciona con el pronóstico de hombres operados de cáncer de próstata.

El déficit de testosterona podría tener un componente congénito.

El cáncer de próstata podría tener un componente congénito relacionado con los niveles (bajos) de testosterona.

En fin, que no da más cáncer, como ves. Por eso te digo que, si tienes una testosterona baja y síntomas, te trates con libertad y sin tener miedo a esa idea -desfasada y falsa- de que hay que andar con ojo con la testosterona.

Y si quieres saber a ciencia cierta que no tienes cáncer de próstata, te dejo estos tres posts:

PSA alto

Resonancia magnética de próstata.

Biopsia de próstata.

Un saludo,

Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

¿Quieres conocer tu perfil sexual?

(¿y el de tu pareja sexual ideal?)

Conoce los 8 tipos de comportamiento sexual que hemos descubierto en un estudio con más de 14.000 personas.