SOLUCIONES A LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL


Cómo se pueden encontrar soluciones a la disfunción eréctil. Llevo en esto más de 15 años y te voy a explicar lo que he aprendido. Si me has leído otras veces, sabrás que no siempre soy de decirte lo que quieres escuchar, pero siempre soy de decirte lo que necesitas oír.

Paso 1 Soluciones a un problema: primer identifica la causa.

Entender si el problema es mental o no. Esto es clave. Siempre digo que esta es la única pregunta que no puedo fallar.

Ya sé que mucho hombres tienen tendencia a pensar «esto de los problemas de coco es una mentira… a mí no me pasan estas cosas». Y tal vez sea así. Pero piensa que por debajo de los 50 años la gran mayoría de problemas de erección son causados por disfunción eréctil psicológica. En este post te dejo el papel de los pensamientos, las ideas las emociones y los «nervios» en la impotencia.

Posibilidad 1: causa mental.

En este situación puedes tener buenas erecciones a veces, mezcladas con otros días en los que no hay manera. También puede ser que tu erección funcione bien unos minutos, pero después se evapore. Es la causa más común en hombres de menos de 50 años. Los mecanismos mentales más comunes son:

  • Si estás más preocupado por el placer de tu pareja que por el tuyo.
  • Si tienes demasiadas preocupaciones (laborales, de dinero, familiares, sexuales) que te distraen y hacen que tengas menos deseo sexual.
  • En el caso de que tu pareja te imponga.
  • Si hace tiempo que te has separado en el plano sexual de tu pareja.
  • Si sientes que no tienes mucha experiencia.
  • Cuando estás más preocupado por tu pene que por tu pareja.
  • Si no te atreves a pedir lo que quieres.
  • Al tener dudas de tu orientación sexual.
  • Si tienes algunos conceptos sobre sexo mal aprendidos.
  • Si ves demasiado porno.

Posibilidad 2: causa no mental.

La causa más común a partir de los 50 años. Suele caracterizarse por la presencia de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, tabaquismo, obesidad, colesterol, azúcar, etc…). En esta situación no tendrás buenas erecciones NUNCA en NINGUNA situación. Las causas más comunes son:

  • Problemas de las arterias (por hipertensión, colesterol, azúcar, obesidad o tabaquismo, por ejemplo).
  • Que los nervios no funcionen bien, como en hombres con lesiones medulares, diabetes o esclerosis múltiple, por ejemplo.
  • Si tienes una testosterona muy baja, eso puede producir menos deseo sexual y menos erección.
  • Cuando has tenido una enfermedad del pene grave, como la enfermedad de Peyronie o una fractura de pene.
  • Medicamentos: especialmente los medicamentos para la presión alta, para la ansiedad, depresión o esquizofrenia, y también las pastillas para la próstata. Si has empezado a tener problemas al empezar a usar un fármaco, piensa siempre en esta opción.
  • Problemas de próstata: tanto próstata benigna como cirugía o radioterapia de cáncer de próstata.
  • Enfermedades sistémicas inflamatorias, como la psoriasis, el síndrome metabólico, la insuficiencia renal, hepática, respiratoria o cardíaca.
  • Los problemas de suelo pélvico.

Todo esto te lo desarrollo al final de este texto por si te interesa.

Paso 2 Soluciones a la disfunción eréctil: hacer el estudio pertinente.

Y por pertinente me refiero al que toca. Ni más ni menos.

A día de hoy el único estudio razonable bajo mi punto de vista es la determinación de testosterona (T, SHBG, prolactina, LH) y una analítica general. La ecografía doppler me parece altamente sesgada y, en general, no te recomiendo emplearla a no ser que entiendas muy bien la información que aporta.

Una prueba que no tengo duda de que tendrá mucho futuro una vez que se digitalice es el teste de tumescencia peneana nocturna o Rigiscan. A día de hoy es incómodo, caro y poco accesible, pero conceptualmente aporta información útil al enfoque diagnóstico inicial cuando existen dudas de la causa del problema de erección.

Paso 3. ¿Soluciones a la disfunción eréctil? Con el tratamiento que toca. No solo mejorando la erección.

Aquí está el kit de la cuestión: ¿cómo solucionar la disfunción eréctil? Aplicando el tratamiento que toca cuando hemos hecho un buen diagnóstico. El camino más corto es el correcto, y por tanto cuando entiendes qué ocurre y ese problema tiene solución, el camino más corto es solucionarlo.

El camino más corto no es mejorar la erección con cualquier pastilla. Eso es un atajo, pero a la larga estarás dando vueltas y vueltas, muchas veces sin poder acceder a un tratamiento más adecuado para tí.

El tratamiento por defecto de los problemas de erección es la terapia sexual y los inhibidores de fosfodiesterasa-5. En el primer caso, es un tratamiento curativo, pero no así el segundo. A veces, solo con cambiar un antihipertensivo el problema de erección se evapora, aunque desafortunadamente la cosa no suele ser tan fácil.

A pesar de que tomar una pastilla es la opción fácil, no es el camino más corto. Porque el camino más corto en muchas ocasiones es solucionar el problema, y no depender de una pastilla para siempre cuando existe un problema que tiene solución.

Otros tratamientos que pueden eliminar el problema son el tratamiento con testosterona (si tienes una testosterona baja) y las ondas de choque de baja intensidad (cuando el problema es arterial). Posiblemente este 2021 veamos resultados de algunos estudios con plasma enriquecido con plaquetas y/o células madre. Pero a día de hoy, aunque muchos centros aplican estos tratamientos, no existe evidencia científica de que sirvan para nada.

Paso 4. ¿Y si no encontramos causas o tratando la causa no mejoramos?

Ahí es cuando nos encontramos en algunas situaciones como problemas orgánicos importantes de origen arterial o neurológico. En esa situación, es fácil que no exista una cura definitiva.

Y es donde aplicamos un tratamiento en escalera, lógicamente en función de los deseos y necesidades de cada hombre. Esa escalera incluye, en el primer escalón, fármacos vía oral (a demanda o diarios). Si este escalón falla, pasamos al tratamiento local con alprostadil. Y por último, a la cirugía de prótesis de pene.

¿Qué tratamientos hay para disfunción eréctil?

En este post te voy a explicar el tratamiento de la disfunción eréctil. Te repasaré el tratamiento con medicamentos, que puedes encontrar aquí, y añadiré el tratamiento con testosterona, las ondas de choque, un repaso del tratamiento natural y los remedios procedentes de la medicina tradicional. Si te interesa el tratamiento de la disfunción eréctil psicológica, lo encontrarás en este post. Lo expondré en el orden lógico de menos invasivo a más invasivo, para que vayas viendo las opciones más do it yourself y sin receta, hasta las opciones más medicalizadas, ¿te parece bien?

Pero déjame que me presente. Me llamo Eduardo García Cruz y soy urólogo con más de 15 años de experiencia en medicina sexual y problemas de próstata. Si quieres saber más sobre mí, pincha aquí.

Tratamiento natural y remedios caseros para la disfunción eréctil.

Llevan milenios usándose. Y algunos funcionan. En mi opinión hay algunos remedios caseros y tratamientos naturales que pueden tener un papel, especialmente en hombres con disfunción eréctil leve. También te digo, con el corazón en la mano, que el 99% de los que vas a encontrar son más mentira que un billete de 4 euros.

Como comenté en el post sobre remedios caseros, hay una gran cantidad de motivos por los que funcionan (exactamente igual que placebo, un 40%). Sin embargo, hay cuatro de ellos que creo que merecen una consideración especial y que podrías considerar a la hora de tratarte:

  1. Ginseng rojo koreano.
  2. Aswwagandha.
  3. Tribulus terrestris.
  4. Picnogenol y L-Arginina.

En estos 4 casos, existen estudios de mayor o menor calidad que demuestran que estas opciones de tratamiento podrían tener sentido en casos iniciales de problemas de erección.

¿Quien es buen candidato?

Hombres con problemas de erección leves, que no quieran tratamiento con pastillas.

Medicamentos vía oral como tratamiento de la disfunción eréctil.

El tratamiento con fármacos vía oral es la base del tratamiento para la gran mayoría de hombres con problemas de erección.

Las pastillas para la erección (sildenafil, vardenafil, tadalafil, avanafil) representan el primer escalón de tratamiento para la gran mayoría de hombres. Son fármacos muy eficaces (70%) y muy seguros (mentira cochina que den problemas cardiacos), y son los que usamos primero en el 95% de casos.

No están financiados por la seguridad social en España, pero necesitan receta. Eso ha hecho aflorar un gran mercado en internet de estos productos, muchas veces peligroso. Nunca compres medicamentos por internet, porque sencillamente no sabes lo que estás tomando.

Te dejo aquí un cuadro comparativo de las cuatro opciones que existen:

Nombre comercialInicio de eficaciaEficacia máximaDosisDuraciónDiario o a demandaEficaciaEfectos secundarios*
SildenafilViagra
Bandol
30 min60 min50mg
100mg
6ha demanda70%Visión azul
VardenadilLevitra30 min60 min10mg
20mg
6ha demanda70% Alteraciones de la visión
TadalafilCialis60 min120 min5mg**
10mg
20 mg
36hambos
**diaria con 5mg
70%Dolor lumbar
Dolor muscular
AvanafilSpedra30 min60 min100mg
200mg
10ha demanda70%

¿Quien es buen candidato?

Hombres con problemas de erección que no tenga limitación funcional y que no tomen nitratos.

Ondas de choque.

Las ondas de choque se usan en muchos campos, como la traumatología o la rehabilitación. También en urología, en el tratamiento de las piedras en el riñón o la enfermedad de Peyronie.

Las ondas de choque lo que hacen es producir nuevos vasos sanguíneos, mejorando el aporte de sangre al pene y favoreciendo la erección. Para ser eficaces, es necesario aplicar un mínimo de 8 sesiones en 4-8 semanas. Los resultados son un 70% de mejoría de la erección, mientras que el 50% de hombres puede tener relaciones sexuales sin usar otros tratamiento hasta pasado un año del tratamiento con ondas.

No tienen ningún efecto secundario, y su aplicación no requiere de ninguna preparación especial por parte del paciente.

¿Quien es buen candidato?

Hombres con problemas de erección leves de causa vascular.

Tratamiento de la disfunción eréctil con testosterona.

La testosterona es un tratamiento muy eficaz del déficit de testosterona. Por lo tanto, si tenemos ese déficit y tomamos testosterona, mejoraremos. Por el contrario, si un hombre con un problema de erección vascular se trata con testosterona, no va a mejorar.

Es posible que note que tiene más deseo sexual, pero es muy improbable que tener niveles supranormales de testosterona le produzca ningún beneficio sobre la erección.

En casos en los que hace falta, el tratamiento es muy eficaz y seguro. Cuanto más bajos son los niveles de testosterona antes de empezar, más beneficio sobre la erección es esperable. Eso sí, la testosterona nos ayuda a mejorar en el medio plazo, en meses. No creas que la testosterona va a restaurar la erección en semanas, porque no es así… en los estudios científicos en este tema, la testosterona mejoraba la erección en un lapso entre 6 y 12 meses.

¿Quien es buen candidato?

Hombres con problemas de erección y un nivel bajo de testosterona.

Tratamiento con alprostadil.

El alprostadil es un fármaco que produce vasodilatación de manera directa, no necesariamente a través del estímulo erótico y el deseo sexual. Se aplican en el pene directamente, y tradicionalmente cuando no existía respuesta a los fármacos vía oral. Actualmente existen opciones de alprostadil que podrían considerarse tratamiento de primera elección para los problemas de erección.

Tenemos tres opciones de tratamiento con alprostadil:

  1. Alprostadil en crema (Cirirec/Vitaros): es un tratamiento no invasivo en el que se aplica una crema de alprostadil en el orificio del pene. Tiene una eficacia de alrededor del 50%, pero muy pocos efectos secundarios, todos locales (escozor, picor).
  2. Alprostadil en supositorio uretral (MUSE): se trata de un bastoncillo que se introduce unos centímetros en el pene, insertando el fármaco en la uretra. Tiene una eficacia hasta el 65% de hombres.
  3. Alprostadil intracavernoso (Caverject): se trata del fármaco más eficaz de que disponemos en España. Se inyecta en el pene y produce erecciones de gran rigidez en aproximadamente el 90% de personas. Eso sí, necesita un cierto entrenamiento para aprender a usarlo, y tiene dos efectos secundarios a tener en cuenta: priapismo y enfermedad de Peyornie.

¿Cómo elegir qué tratamiento es el mejor para mí?

Pues mi consejo es que lo comentes con un urólogo experto en sexualidad. En mi caso, lo que hago es, primero de todo, escuchar. Entender qué te ocurre y qué quieres. Qué esperas del tratamiento. Porque no es lo mismo prescribir tratamientos que encontrar soluciones para la disfunción eréctil. Y después explicarte qué opciones hay. En general, como cada vez tenemos más opciones de tratamiento, tenemos también mayor posibilidad de realizar un traje a medida para cada hombre con las opciones de tratamiento que nos parezcan más adecuadas a cada caso en particular.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Seis son las causas principales de los problemas de erección. Si entiendes el motivo, verás las soluciones a la disfunción eréctil mucho más claras. Los problemas de erección tienen solución… seguro que lo has oído… Nada más cierto, pero en muchas ocasiones muy difícil de conseguir… ¿por qué? Pues porque a veces es muy difícil identificar las causas de los problemas de erección para poder ponerles remedio.

¿Y cuales son esas 6 causas que dan problemas de erección?

1. PROBLEMAS VASCULARES (de las arterias)


Es la causa más común en hombres de más de 50 años. Se produce cuando las arterias se van cerrando como consecuencia de la edad y de algunas enfermedades (hipertensión, colesterol, diabetes, tabaquismo, sedentarismo, sobrepeso). Sabemos que cuando la arteria se cierre más de un 50%, aparecen los problemas. Eso hará que a pesar de que tengas deseo, tu pene no responda.
En general los problemas arteriales aparecen de manera lenta y progresiva, en hombres a partir de los 50 años, y se pueden identificar uno o varios factores de riesgo (aunque a veces eso no es tan fácil). Personalemente opino que la ecografía doppler (aún con substancias vasoactivas) aporta datos muy limitados, y no es de gran ayuda, pero es una de las pocas pruebas razonables que existen para identificar los problemas de erección de este tipo.


2. PROBLEMAS NEUROLÓGICOS.


Cuando se genera deseo sexual (en nuestro cerebro, concretamente en dos núcleos del tronco del encéfalo), ¿cómo llega esa información hasta la arteria del pene? A través de los nervios.
Cuando esos nervios no funcionan, se producen problemas de erección de causa neurológica. ¿Qué enfermedades pueden producir problemas neurológicos? Por ejemplo, diabetes, esclerosis múltiple, traumatismos medulares, etc… Al final, cualquier enfermedad neurológica o no que haga que la información del cerebro no llegue al pene, puede producir problemas de erección.
Igual que la disfunción de origen arterial, no es fácil de identificar y no existe ninguna prueba concreta para saber la causa.

3. PROBLEMAS HORMONALES.


El deseo sexual y la respuesta del pene dependen mucho de la cantidad de hormonas que tenemos en el cuerpo. Si nuestro nivel de testosterona es bajo, es muy probable que nuestro deseo y nuestra erección sean menos intensos. Este tipo de problemas de erección por descenso de testosterona se producen sobretodo a partir de los 50, en hombres obesos y diabéticos, aunque otras enfermedades también pueden producirlos. La manera de saber si existe un problema hormonal es haciendo un análisis de sangre de testosterona y sex hormone binding globulin en ayunas, por la mañana. 
Si tu testosterona es mayor que 400ng (o 15nmol) puedes estar seguro que tus hormonas son normales y el problema no es hormonal. 


4. ENFERMEDADES DEL PENE (ENFERMEDAD DE PEYRONIE Y FRACTURA DE PENE).


Algunas enfermedades graves del pene, como la incurvación o la fractura, pueden hacer que la arteria del pene no funcione bien y no llegue sangre al pene.
Esta demostrado, en el caso de la fractura, que la cirugía precoz tiene mejores resultados que diferir la misma. En el caso del Peyronie, es posible mejorar la erección y el dolor con algunos tratamientos.
En cualquier caso, tanto el Peyronie como la fractura de pene son eventos importantes y mi consejo es que, si crees que es tu situación, busques ayuda.


5. FÁRMACOS.


Existen muchos fármacos que empeoran el deseo sexual y la erección. En general esta es una causa muy común, y su diagnóstico es en general sencillo: si el problema empezó al tomar tal o cuál pastilla, lo normal es que esa pastilla tenga algo que ver.
Los fármacos que generan más problemas de erección son algunos medicamentos para la hipertensión arterial, los psicofármacos para el tratamiento de la depresión, la ansiedad y la psicosis, y algunos de los medicamentos para el tratamiento de la próstata y el cáncer de próstata.
No te recomiendo para nada dejar los fármacos: no es tan fácil. Si dejas de tratar tu hipertensión, tu erección empeorará. Mientras tu estado de ánimo empeore, tu sexualidad no va a mejorar. Si pensamos que la causa de los problemas de erección son los medicamentos, la mejor alternativa es hablar con el médico que te los ha recetado para que analice si existe algún medicamento alternativo que no produzca problemas de erección.


6. PROBLEMAS PSICOLÓGICOS.


Son la causa más común, especialmente en hombres jóvenes. 
No me gusta nada el término psicológico, pero es el que se usa habitualmente. En realidad, los problemas psicológicos se refiere a los problemas con el contexto, el foco, problemas de pareja, problemas psicológicos, y un largo etcétera. 
Te pongo varios ejemplos:
Si me he peleado con mi jefe y me han despedido… ¿eso es un problema psicológico? Yo creo que no. Creo que es una circunstancia de la vida. Pero aunque no sea un problema psicológico, puede hacer que mi deseo y mi erección empeoren…
Lo mismo aplica si me peleo con mi pareja… aunque no sea un problema psicológico, seguramente puede producir que el sexo entre nosotros no funcione tan bien.


Aunque no esté de acuerdo con el término, lo que sí creo firmemente es que la cabeza es fundamental para el sexo. Cuando nuestro coco no está de humor, no hay manera. A veces, cuando el problema es crónico, es algo difícil de identificar.
Sin embargo, te dejo una clave muy importante para distinguir si el problema es «psicológico» o no.
Hazte esta pregunta:
«A veces, aunque sean pocas, ¿Tienes una erección de rigidez normal y que dura como mínimo 5 minutos?». Si la respuesta es sí, tienes muchos números de que el problema no sea orgánico.
Y eso son buenas noticias. ¿Por qué? Porque los problemas orgánicos se curan un 40% de veces, pero los psicológicos un 95%.


BONUS: PROBLEMAS DE PRÓSTATA.


Aunque esencialmente los problemas de próstata son vasculares y/o neurológicos, personalmente me gusta explicarlos por separado, porque para la gente es más sencillo de entender.
Existen dos situaciones:
1. Si orinas mal (te levantas a orinar, se te escapa, te escuece, etc…): los problemas de próstata multiplican por 3 el riesgo de tener problemas de erección (y también producen problemas con la eyaculación). Existen varias teorías sobre el motivo que vincula la próstata y la erección, pero parece bastante claro la gravedad de los síntomas de próstata está relacionado con la presencia de impotencia. Ergo si mejoramos una cosa, lo normal es mejorar la otra.
2. Cáncer de próstata. El tratamiento del cáncer de próstata (cirugía, radioterapia, crioterapia) produce problemas de erección en no menos de un 50% de hombres. Nadie saber cuál es el mejor tratamiento en estos casos, pero personalmente opino que cuanto antes empecemos el tratamiento, mejores resultados tendremos. Si tienes cáncer de próstata y tu sexualidad es importante, es indispensable que hables con un urólogo experto en sexualidad antes de tomar una decisión, porque el tipo de tratamiento afecta mucho a las posibilidades de tratamiento futuras.


Espero haberte ayudado a entender las causas más comunes de los problemas de erección y las soluciones a la disfunción eréctil, y que hayas podido identificar la que te está afectando a tí. A partir de ahí lo razonable es tratar de incidir sobre el problema para conseguir mejorar en la esfera sexual.

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba