¿QUÉ SIGNIFICA UN PSA ALTO?

A la mayoría de las personas que les preguntes a qué se dedica un urólogo va a responder “lo de la próstata”. Si bien no es ni de lejos el único órgano que tratamos, se trata de uno de los que más trabajo nos da. Tanto por la patología benigna como la maligna, la glándula prostática es una de las razones de consulta externa más habitual y las dudas sobre un PSA alto forman parte de nuestro día a día. El tacto rectal (también nuestra actividad más habitual para la población general) nos da información sobre el tamaño, la forma, la regularidad y los signos de inflamación de la próstata. Tras un tacto rectal sospechoso probablemente se va a realizar una prueba de PSA (además de una biopsia, de la que ya hemos hablado con anterioridad).
Se trata de un marcador bioquímico denominado antígeno específico prostático (PSA, por sus siglas en inglés) y su elevación está relacionada con el cáncer de próstata. Como podéis deducir por el nombre, se trata de algo específico de la próstata, que no del cáncer de próstata. Eso quiere decir que va a haber otras condiciones que puedan dar como resultado un PSA alto.

“UN NIVEL DE PSA ALTO PUEDE DEBERSE A MUCHAS CAUSAS: HIPERPLASIA, INFECCIÓN DE ORINA, TRAUMATISMOS, SEXO ANAL, MUCHAS HORAS DE BICICLETA, CÁNCER…”

Dr. Eduardo García-Cruz

Sin ir más lejos, las próstatas grandes pueden tener valores de PSA más altos. Otros factores como las infecciones pueden dar un resultado de PSA alto, tal como lo hacen infecciones de orina o la prostatitis. Los traumatismos perineales o propiamente prostáticos también pueden elevar el PSA (biopsias prostáticas, sexo anal, muchas horas de bicicleta, etc.). En ocasiones, es posible que no se halle la causa de esta alteración, dejando al paciente con la incertidumbre de un posible cáncer de próstata.

Por ello es que se ha discutido ampliamente sobre la necesidad de realizar de rutina la determinación del PSA en los hombres mayores de 40-50 años. Parece razonable realizarlo en los pacientes que entiendan sus beneficios (detectar un cáncer de próstata) y sus desventajas (necesidad de más pruebas, la detección de un cáncer de próstata clínicamente no significativo, la ansiedad que produzca su elevación sin hallazgos que lo justifiquen…).

En general, un PSA por encima de 3,5 debería ser motivo de biopsia prostática en los pacientes mayores de 45-50 años, pudiendo rebajarse este linde a 2,5 en pacientes más jóvenes. En los pacientes cuya expectativa de vida sea menor a 10 años es probable que no sea buena idea realizar un cribado con PSA, por el bajo rendimiento que esto va a aportar (baja probabilidad de que el cáncer de próstata sea el causante de la muerte de dichos pacientes). Así pues, el PSA puede ser de ayuda en el diagnóstico del cáncer de próstata. No obstante, antes de realizarse su determinación deberán considerarse los riesgos y beneficios para el paciente en concreto y actuar en consecuencia. Si tienes más preguntas, no dudes en consultarnos.

Share This