SOLUCIONES PARA LAS INFECCIONES RECURRENTES POR UNA SONDA VESICAL

Las infecciones urinarias en pacientes portadores de sonda vesical, son las infecciones relacionadas con los sistemas de salud más frecuentes. Esto implica una importante demanda asistencial y económica para los sistemas de salud mundiales. El hecho de aislar bacterias en la orina de un paciente portador de sonda vesical, no es diagnóstico de una infección de orina. A estos cuadros se les conoce como colonización bacteriana, pero cuando a esta se le añade un episodio febril aunado a aumento de reactantes de inflamación en una analítica de sangre, se habla de una infección urinaria. El manejo consiste en aislamiento microbiológico con cultivos de orina y/o sangre, además de tratamiento antibiótico, que es función de la valoración por el urólogo será de forma intravenosa en el hospital u oral de forma ambulatoria.

Tras una estabilización clínica, se aconseja el recambio de la sonda vesical para evitar la mencionada colonización. Dicha colonización está facilitada por una biopelícula formada entre la parte externa de la sonda y la mucosa de la uretra del paciente. Diversas soluciones se han y se están desarrollando para controlar y disminuir el riesgo de estas infecciones. Entre ellas están el uso de una sonda de silicona (transparente) que disminuye la formación de la biopelícula, permitiendo a su vez realizar un recambio de la sonda cada tres meses en vez de recambios mensuales como las sondas de látex habituales. Además, el uso de un sistema hidráulico cerrado (sonda-bolsa) disminuye el riesgo de colonización del catéter.

Diversas industrias farmacéuticas, se encuentran desarrollando sondas con biopelículas impregnadas de antibióticos que puedan ayudar a disminuir o retrasar la aparición de la biopelícula y la consecuente respuesta inflamatoria del paciente. Sin embargo aún se necesitan estudios que avalen estas hipótesis. También se estas desarrollando otras alternativas como el uso de iontoforesis, estimulación vibroacústica y el uso de bacteriófagos impregnados con el mismo objetivo. La valoración por un urólogo en un paciente portador de sonda vesical es imprescindible de cara a ofrecer un mejor control sobre las infecciones urinarias, así como para valorar su posible retiro en función del caso en estudio. 

Ir arriba

¿Cuál es tu perfil de comportamiento sexual?

¿Qué te mueve en la cama y cómo puedes mejorar?

¿Cuál es el perfil de tu pareja sexual ideal?