LOS TRATAMIENTOS PARA LA HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA

La hiperplasia benigna de próstata (HBP) se trata del aumento del tamaño prostático y supone una causa de consulta muy frecuente dada la alta prevalencia en la población de edad adulta. Con el envejecimiento de la población, a pesar de ser una patología benigna, los problemas miccionales asociados a la HBP son cada vez más frecuentes y pueden causar el empeoramiento de la calidad de vida de los que la padecen. En el siguiente post, analizamos las alternativas de tratamiento médico para la hiperplasia benigna de próstata disponibles en la actualidad.

[et_bloom_inline optin_id=»optin_5″]

¿CUÁLES SON LOS MEDICAMENTOS PARA EL TRATAMIENTO DE LA HBP?

Actualmente, los dos tipos de fármacos utilizados son los Inhibidores de la 5 alfa- reductasa (IDP-5) y los alfa-bloqueantes.

¿CÓMO FUNCIONAN?

  • IDP-5 (finasteride, dutasteride): Inhiben la producción de dihidrotestosterona a partir de testosterona. Al reducir los niveles de dicha hormona masculina, se reduce el tamaño prostático y pueden reducir los niveles de PSA (no supone una disminución del riesgo de padecer un cáncer de próstata).
  • Alfa-bloqueantes (tamsulosina, doxazosinaterazosina): relajan el músculo liso de la uretra prostática y dilatan el conducto por donde se elimina la orina.

¿CUÁNTO TARDAN EN HACER EFECTO?

Los alfa-bloqueantes suelen empezar a actuar en las 2 primeras semanas, a diferencia de los IDP-5 que suelen hacerlo entre 3 y 6 meses (ya que su efecto es el resultado de la reducción del tamaño prostático).

¿QUÉ TRATAMIENTO ES MEJOR?

Ambos han resultado tener una eficacia similar en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, siendo las diferencias principales las relacionadas con los efectos indeseados y el tiempo de respuesta. La tendencia actual es a utilizar los IDP-5 para tratar las próstatas de tamaño mediano o grande y los alfa-bloqueantes para las próstatas más pequeñas. De todas formas no es una indicación absoluta y cualquiera de las dos alternativas puede ser adecuada en cualquier caso. Algunos estudios han demostrado un claro beneficio al utilizar una combinación de ambos en pacientes con próstatas de tamaño mediano-grande y con síntomas moderados o graves.

[et_bloom_inline optin_id=»optin_8″]

¿QUÉ EFECTOS SECUNDARIOS PUEDEN PRODUCIR?

Los principales efectos indeseados son: 

  • IDP-5: disminución del deseo sexual o libido, disfunción eréctil.
  • Alfa-bloqueantes: disminución de la tensión arterial, mareos.

CONCLUSIONES

Actualmente, muchos pacientes con síntomas relacionados con la hiperplasia benigna de próstata mejoran al iniciar el tratamiento médico. La elección del tipo de medicamento vendrá determinada por la gravedad de los síntomas, el tamaño prostático, los efectos indeseados y las enfermedades de base entre otros. En los casos de escasa respuesta al tratamiento médico se planteará el abordaje quirúrgico. 

¡Muchas gracias!

1 comentario en “LOS TRATAMIENTOS PARA LA HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA”

  1. Pingback: Levantarse a orinar durante la noche es un problema. - VIGORA

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba

¿Cuál es tu perfil de comportamiento sexual?

¿Qué te mueve en la cama y cómo puedes mejorar?

¿Cuál es el perfil de tu pareja sexual ideal?