PRUE-ba

Cuando uno sangra sin razón alguna se suele alarmar, pero ver sangre en el semen es una situación que deja tranquilos a pocos hombres. A dicho fenómeno se le denomina hematospermia y puede deberse a múltiples patologías.

EN PACIENTES JÓVENES

En los pacientes jóvenes las causas de hematospermia suelen ser más banales. Una de las opciones es la infección del tracto urinario en forma de uretritis o prostatitis. La uretritis en pacientes jóvenes se debe a enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea o la infección por chlamydia y se suele acompañar de aumento de la sensación de orinar y escozor durante la micción, así como la descarga de un material purulento por la uretra. La prostatitis en pacientes jóvenes suele deberse a la migración de estas uretritis por vecindad. El tratamiento de la uretritis puede hacerse con monodosis de antibióticos (ceftriaxona 1g + azitromicina 1.5-2g). En el caso de la prostatitis deberá hacerse tratamiento entre 3 y 4 semanas con el antibiótico que proceda.

Los traumatismos son otra causa frecuente de aparición de sangre en el semen y no necesariamente deben ser fuertes golpes. El choque constante del periné en el sillín de una bici durante un tiempo prolongado puede producir la aparición de sangre en el eyaculado. Una relación sexual especialmente intensa también podría producir tal efecto. En estos casos el semen volverá a la normalidad con el reposo, pudiendo teñirse de color marronáceo durante los primeros días debido a la sangre residual en el lugar del traumatismo (como cuando un hematoma cutáneo va cambiando de color).

Otra causa más rara de hematospermia en el paciente joven es el cáncer testicular, en el que habrá que pensar si no se cumplen las características de los otros casos y si además se palpa una masa en el testículo. Si os interesa, podéis leer otras entradas sobre tumor testicular, debido a que en este post no podemos abarcarlo como se merece.

EN PACIENTES MÁS MAYORES

En los pacientes más mayores, sobre todo en mayores de 40 años las causas de aparición de sangr en el semen empiezan a modificarse, aunque no se excluyen las que hemos explicado para los pacientes jóvenes. La prostatitis en el caso de los pacientes mayores se suele asociar a una infección de orina por gérmenes como E. coli y por tanto el tratamiento será otro tipo de antibiótico.

La hiperplasia benigna de próstata que condiciona un crecimiento fisiológico de la próstata puede acompañarse de la presencia de varices prostáticas que pueden sangrar con facilidad (de hecho, el sangrado por esta causa es motivo de tratamiento quirúrgico de dicha próstata, para desobstruir el paso de la orina).

El cáncer de próstata deberá ser nuestra mayor preocupación en los pacientes mayores, por lo que debemos realizar un análisis del PSA (marcador que se eleva con el cáncer de próstata) y realizar un tacto rectal. Ante alteraciones en alguno de estos dos se deberán realizar biopsias transrectales prostáticas. Paradójicamente, la biopsia puede ocasionar a su vez hematospermia (por el traumatismo directo con la aguja de la glándula prostática).

Una vasectomía reciente también podría cursar con hematospermia (recordar que se seguirá eyaculando, aunque sin espermatozoides). Dicho todo esto, cabe recordar que en muchos de los casos no se va a encontrar una causa, cediendo el sangrado espontáneamente. No obstante, debemos consultar al urólogo de referencia para descartar las posibles causas y quedarnos tranquilos.

¿Quieres saber cómo funciona la sexualidad masculina para aprender a ser mejor?SÍ, QUIERO SABER +
+
Share This