Disfunción eréctil y corazón. ¿Qué hay de cierto?

El tema de la disfunción eréctil y los posibles peligros para el corazón es un asunto complicado. Por un lado, tenemos un mito completamente falso alrededor de los peligros de las pastillas en relación a un posible infarto y a “Morir con las botas puestas”. Si no sabes quién es Errol Flynn tal vez seas demasiado joven para tener un riesgo cardíaco alto. En cualquier caso, el tema del “viagrazo” o similar es lo que más nos viene a la cabeza.

El segundo es todo lo opuesto. Se trata de que los problemas de erección son grandes indicadores (factores de riesgo o marcadores de riesgo) que nos avisan de que algo no funciona bien en nuestras arterias y en nuestro corazón. Sería como el mito de Casandra, condenada a decir la verdad y a que nadie la creyera.

Te dejo un link a nuestro post sobre disfunción eréctil, donde tienes explicada esta enfermedad de la A a la Z.

Disfunción eréctil y corazón. El mito.

¿Viagra da infartos, verdad? Si por cada vez que me han preguntado esto me hubieran dado un euro, hubiera fichado yo a Neymar, y no el PSG. Bromas de lado, la verdad es que el tema de la peligrosidad para el corazón de los fármacos para la erección (técnicamente inhibidores de fosfodiesterasa-5 o IPDE-5) sigue siendo motivo de preocupación, pero no de debate. Te dejo mi guía gratis para que lo sepas todo sobre el tema de la disfunción eréctl y puedas descargarla para leerla donde quieras.

Nadie medianamente leído en urología discute que son fármacos supereficaces. Y te voy a dar una serie de motivos muy claros para que veas que es así:

  1. Tenemos más de 20 años de experiencia en el uso de IPDE-5. ¿De verdad crees que algún médico te daría una pastilla sabiendo que tienes un riesgo de 1 entre 1000 de tener un infarto?
  2. Este tipo de fármacos en particular y la sexualidad en general está en el disparadero medático. ¿Crees que el gobierno no los hubiera prohibido si creyera que representan el más mínimo riesgo para la salud pública?
  3. Los IPDE-5 se usan a dosis altas (mucho más altas que la dosis más alta que se emplea en problemas de erección) para tratar la hipertensión pulmonar primaria. La hipertensión pulmonar es una enfermedad muy grave que hace que los pulmones no funcionen bien. Y se dan precisamente porque estos fármacos hacen que respiremos mejor.

No sé si son motivos suficientes para convencerte, pero desde luego puedes confiar en los profesionales que nos dedicamos a esto. Honestamente, no me juego el tipo dándote algo que crea que tiene el más mínimo riesgo de darte un problema serio.

La disfunción eréctil predice problemas de corazón, la realidad que nadie cree o porqué Casandra tiene toda la razón.

Creo que si me lees más o menos a menudo sabes que no soy el típico médico agorero y que te mete miedo en el cuerpo por nada. Pero es así: las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en hombres mayores de 35 años en nuestro medio. En ocasiones, estas enfermedades no presentan sintomatología y son difíciles de detectar.

Por este motivo es importante que el medico tratante esté atento a la aparición de signos y síntomas “centinela” se sugieran la presencia de una posible enfermedad coronaria

Asociación biológica y estadística.

Ahora te explico algo técnico pero que tiene mucha importancia. El desarrollo de arteriosclerosis vascular es un fenómeno común en estas enfermedades, que en función de la zona afectada, condiciona los síntomas de cada persona. Así, hablamos de vasculopatía periférica en la arteriosclerosis de las arterias de brazos y piernas. La enfermedad cerebrovascular ocurre cuando se afectan las arterias de cuello y cabeza. Y finalmente la cardiopatía isquémica existe cuando se ven afectadas las arterias coronarias que irrigan el corazón.

Esta última se caracteriza por un amplio abanico de manifestaciones clínicas, que pueden ser tan graves como la muerte súbita o el infarto agudo de miocardio. No kidding.

Esta enfermedad puede pasar desapercibida, no presentar síntomas, a pesar de ello, existe riesgo de presentar eventos adversos graves. Esta dificultad para la detección de la enfermedad es un problema relevante en medicina.

Para salvar esta limitación, los médicos y las instituciones científicas han desarrollado escalas de riesgo cardiovascular. Estas escalas permiten identificar las personas con más probabilidad de presentar la enfermedad. De la misma manera, los médicos están pendientes de la aparición de signos y síntomas clínicos llamados “centinela” que sugieran la presencia de enfermedad coronaria.

Y ahí esta el drama. La disfunción eréctil, como hemos explicado al inicio de este post, es considerada uno de esos síntomas centinelas. La asociación de la disfunción eréctil y la enfermedad cardiovascular es bien conocida. El problema: que nadie le hace caso, como a la pobre Casandra.

¿Por qué están relacionadas?

Ambas patologías comparten múltiples factores de riesgo como son la edad, la diabetes, la obesidad, el hábito tabáquico, la hipercolesterolemia y la hipertensión. Más allá de este nexo, varios estudios clínicos recientes sugieren que la disfunción eréctil de origen vascular es un factor de riesgo independiente para la aparición de la enfermedad cardiovascular. Disponemos de 2 a 5 años desde que aparecen los problemas de erección hasta que se afecta el corazón. 

Me pongo aún más técnico, por si te interesa el mecanismo fisiopatológico.

La erección del pene es un fenómeno neurovascular mediado por el óxido nítrico, un potente vasodilatador liberado en las terminales nerviosas y el endotelio de los vasos del pene. Por tanto para que se produzca la erección se requiere una adecuada función endotelial.

Igualmente, entre los mecanismos iniciales que modulan la inflamación vascular en la aterosclerosis se encuentra la disfunción endotelial. Es un fenómeno común independiente del territorio vascular afectado. La evidencia científica acumulada apunta a que la disfunción endotelial, que ya está presente en fases muy precoces del desarrollo de la arteriosclerosis, juega un papel primordial en la disfunción eréctil.

De esta manera, la disfunción eréctil como síntoma centinela cobra un papel relevante en el diagnóstico precoz de la enfermedad cardiovascular. Esta relación es especialmente destacable en el grupo de hombres jóvenes menores de 60 años. En este grupo de pacientes sin síntomas típicos de afectación cardiaca, la presencia de enfermedad coronaria significativa puede ser muy prevalente.

Vale, me lo creo… ¿pero qué puedo hacer para saber si mi corazón está bien?

Entre las pruebas de cribaje habitualmente utilizadas para desenmascarar la presencia de enfermedad coronaria se encuentran la prueba de esfuerzo, la gammagrafía de perfusión miocárdica y la ecocardiografía de estrés farmacológico o con ejercicio. Generalmente estas pruebas se realizan a pacientes con una probabilidad de enfermedad coronaria intermedia. Pero incluso en estas condiciones existen limitaciones en la sensibilidad y especificidad de estas pruebas que dificultan su interpretación clínica. 

El TAC coronario es un prueba radiológica de implantación reciente que permite la detección de la enfermedad coronaria de manera sencilla y no invasiva y que puede ser útil en el cribaje de esta patología. Esta técnica evalúa la presencia de calcio coronario e incluso la existencia de estenosis coronarias. La presencia de calcio coronario es un hallazgo extremadamente específico de la arteriosclerosis coronaria. En pacientes con síntomas inespecíficos que presentan una probabilidad de enfermedad coronaria baja o intermedia, está justificada la angiografía mediante TAC coronario. Esta técnica ofrece la posibilidad de visualizar con gran detalle la severidad de la arteriosclerosis coronaria, y lo que es más importante, excluir la enfermedad con seguridad. 

El tema de la disfunción eréctil y el corazón fue mi tema de tesina doctoral. La verdad es que, en resumen, no hay ninguna prueba que funcione bien para detectar problemas cardiacos, por lo que actualmente nos tenemos que conformar con calcular el riesgo cardiaco.

Si quieres saber cómo mejorar la disfunción eréctil y quieres ver opciones que no sean pastillas, tienes esta masterclass que te dejo completamente gratis.

Finalmente…

Existe un estrecha asociación que existe entre la presencia y la severidad de la disfunción eréctil y la enfermedad del corazón y la posibilidad de realizar un diagnóstico precoz. Por tanto, es aconsejable que los equipos de salud sexual dispongan de un protocolo clínico establecido de cribaje de la enfermedad coronaria.

El drama es que muy pocos somos los expertos que analizamos ese riesgo en los hombres que tienen disfunción eréctil y su repercusión sobre el corazón. Muchos hombres pierden la oportunidad de conocer que están en riesgo y tomar medidas.

Honestamente también te diré que la mayoría de hombres a los que les hablo de riesgo cardiovascular tampoco se lo toman muy en serio. Es el problema de la pobre Casandra.

Si quieres saber más sobre mi sistema 4x4x4x4 para mejorar la erección, haz click aquí.

Si tienes alguna duda, te podemos atender vía chat, llamada o videollamada, haciendo click en este enlace. Si quieres una visita conmigo o alguno de los otros profesionales de VIGORA, puedes encontrarnos aquí. Espero que el post te haya sido útil. Si quieres saber más sobre mí, haz click aquí.

Y finalmente, si quieres estar al día en uroandrología, men´s health y urología, síguenos en twitter, Facebook o Youtube.

¡Muchas gracias!

Share This