Infección del implante peneano.

En este post te hablaré de la infección del implante peneano. En este otro post te hablo de los riesgos y complicaciones del implante peneano.

El implante peneano de una prótesis es un procedimiento que lleva perfeccionándose durante décadas. Y hemos mejorado mucho, aunque siguen existiendo algunos problemas. El más importante de ellos -y el más peligroso- es la infección de la prótesis.

Gracias a la aparición de las prótesis recubiertas con antibiótico hemos pasado de tasas de infección de alrededor del 5%, a solo el 2%.

La infección se produce casi siempre durante el primer mes de la cirugía y los síntomas son el dolor persistente, asociado a fiebre y a la existencia de salida de pus a través de la herida por donde implantamos la prótesis.

La infección se adquiere en quirófano, no después. Es por ello que las bacterias que causan la infección son principalmente flora de la piel. Eso hace que los cirujanos seamos muy cuidadosos a la hora de rasurar, lavar y pintar a los hombres a los que les vamos a colocar una prótesis.

Solemos hacerlo en varias fases y durante un buena rato, para estar seguros de que la piel del paciente es lo más aséptica posible y está libre de patógenos.

Es por eso que el momento crítico es la colocación de la prótesis. Existen una serie de factores que están relacionados con la posibilidad de infección:

  1. Cirujano con experiencia.
  2. Tiempo quirúrgico corto.
  3. Poca circulación de personal en quirófano.
  4. Uso de antibiótico antes/durante de la cirugía.
  5. Prótesis con recubrimiento antibiótico.
  6. El riesgo aumenta en recambios de prótesis, personas con diabetes y con inmunosupresores.

Cuando existe infección, tenemos que retirar la prótesis. No hay otra. Algunos pacientes piden recibir más antibiótico, o esperar… lo que sea para salvar el implante. Pero sabemos que eso no funciona.

Existen dos alternativas.

La primera es quitar el implante bajo cobertura antibiótica, y plantear un segundo implante pasados unos meses o semanas. El principal problema de esta estrategia es que el pene suele fibrosarse y retraerse. En este caso, si el paciente está interesado, tendremos que aconsejar el uso de extensor de pene para contrarrestar el acortamiento.

La segunda opción es el procedimiento de Mulcahy. Consiste en extraer la prótesis y lavar de manera intensa con abundante líquido antiséptico (se han usado multitud de soluciones) para tratar de arrastrar la máxima cantidad de bacterias, y posteriormente colocar otra prótesis. Este procedimiento tiene un éxito del 70% aprox.

En mi opinión, tiendo a no hacer Mulcahy, aunque no le veo problema en caso de que el paciente entienda el riesgo y prefiera no perder el implante.

Si tienes alguna duda y vives en España -o si quieres operarte en España- puedes contactar conmigo de manera completamente gratuira. Hablamos un rato y te resuelvo las dudas que puedas tener. Puedes elegir el horario que te vaya mejor aquí abajo.

 Espero haberte explicado todo lo que querías saber sobre la infección del implante peneano.

Un saludo,

Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

¿Cuál es tu perfil de comportamiento sexual?

¿Qué te mueve en la cama y cómo puedes mejorar?

¿Cuál es el perfil de tu pareja sexual ideal?