Me cuesta bajar el prepucio: fimosis.

La fimosis es una causas muy común de consulta en las consultas de pediatría y de urología. Yo solo te hablaré de la fimosis en adultos, porque en niños no es mi especialidad, ¿ok?

¿A qué edad baja el prepucio?

Todos los hombres nacemos con fimosis y frenillo corto. Esa piel va dilatándose con el tiempo, y también podemos hacer ejercicios para que baje bien. A medida que el bebé pasa a ser un niño, podemos enseñarle a hacer esos ejercicios para que no desarrolle fimosis de adulto. Entiendo que no existe una edad especial a la que la piel tenga que bajar, pero sí que cuanto antes le enseñes a tu hijo a retraer la piel, mejores resultados tendrá.

Respecto a qué edad debería bajar el prepucio, entiendo que la piel debe bajar antes de la adolescencia. En esa edad aumentan los pulsos de testosterona y, por tanto, las erecciones. Los niños más pequeños tienen erecciones desde que son muy pequeños, pero en la adolescencia esas erecciones serán mucho más comunes, por lo que entiendo que deberíamos ser capaces de bajar la piel antes de los 12-14 años.

¿Cómo bajar la piel del prepucio sin dolor?

Si quieres bajar la piel del prepucio y te duele, no te recomiendo que lo fuerces. Seguramente mi mejor consejo es que vayas al médico, porque tienes muchos números de necesitar operación de fimosis. Algunos pacientes me cuenta que, para facilitar bajar la piel cuando la fimosis no es muy intensa, usan vaselina u otros lubricantes para que la piel deslice mejor y poder limpiarse o tener sexo.

¿Hasta donde debe bajar el prepucio?

Hasta que el glande aparezca completamente y la erección no sea dolorosa. Si la piel del prepucio no se dilata suficiente para que pueda salir el glande en su totalidad y podamos lavarnos bien el surco balano-prepucial, significa que existe fimosis y eso puede acarrearnos problemas.


¿Es común tener fimosis en hombres adultos?

El 1% de hombres necesitarán cirugía de la fimosis por motivos médicos. Si te interesa el tema tienes más info en Circuncisión en España.

No es nada despreciable el número de adultos que conviven con dificultades para poder retraer el prepucio durante la erección, ya sea para la masturbación o la penetración en pareja. Muchos de ellos se han acostumbrado a patrones de estímulo sexual peneano que evita la retracción total del prepucio, huyendo del dolor que les produce al ocurrir esto. Esto se debe a una fimosis no tratada o no diagnosticada, de la que os hablaremos hoy.

Algunas de las causas de la fimosis en adultos son la diabetes, el uso de algunos fármacos y el haber presentado balanitis por candida (un hongo).

¿Cómo saber que la tengo? Síntomas.

Es sencillo. Si intentas retirar la piel que recubre el glande y no eres capaz por dolor o porque sencillamente la piel no es suficientemente flexible, tienes fimosis. No suele ser díficil de diagnosticar, y no se confunde ni con el frenillo corto ni con la parafimosis, de los que te hablo en otros posts. Los niños pequeños, por ejemplo, nacen todos con fimosis, pero durante la infancia se puede ir «dilatando» esa piel para que sea más flexible y que el glande pueda entrar y salir sin problema.

¿Puedo tener relaciones si mi prepucio no baja?

Sí, puedes, pero es posible que te moleste o te duela. Además, si la piel no baja, es también probable que tengas facilidad para contraer balanitis por candida. De todas maneras, no es malo que tengas relaciones con fimosis, simplemente te quiero advertir de algo que me dicen algunos pacientes y que es normal. Si tienes erección y tienes fimosis, puedes tener dolor. Si tienes dolor, puedes perder la erección. Es completamente normal.

Por eso, si con la fimosis notas que pierdes la erección, no te asustes. No te ocurre nada malo. Es solo que tu cuerpo reacciona al dolor. Lo normal es que si te operas, mejores en ambos aspectos.

¿Qué dos elementos o causas pueden causar un prepucio con fimosis?

Frenillo corto:

El frenillo corto que dificulta la retracción del prepucio y produce dolor. Al bajar el prepucio completamente el pene suele quedar doblado en dirección al frenillo (mirando al suelo). Es muy común que el frenillo corto pueda dar problemas durante las relaciones sexuales, durante las que puede romperse. A pesar de que el sangrado cuando eso ocurre no es peligroso, desde luego sí es llamativo.

Anillo estrecho:

Un anillo estrecho que se encuentra en la piel del mismo prepucio y que constriñe el pene dificultando o imposibilitando la retracción total. A veces este anillo es tan estrecho que puede producir una parafimosis si no se logra devolverlo a su posición original.

Esto se produce por el edema del prepucio que dificultad el retorno de la sangre venosa, con lo que el pene se va hinchando, empeorando la situación y haciendo cada vez más difícil devolver el pene a su aspecto anatómico. Esto se trata de una urgencia que en ocasiones requiere de un cortecito en dicho anillo para poder “reducir” la parafimosis. En los casos no agudos, el anillo, suele producir dolor en las relaciones sexuales al bajar en erección, razón por la que los hombre que la tienen no suelen “bajarse la piel” del todo durante el coito o la masturbación.

Consecuencias de la fimosis.

Dolor

La fimosis es un proceso que puede ser inflamatorio y puede dar dolor, especialmente durante la erección y las relaciones sexuales.

Disfunción eréctil

Por lo que te comentaba más arriba, es habitual que los hombres con fimosis tengan dolor con la erección, y eso conduce con frecuencia a que exista disfunción eréctil.

Es un problema para la limpieza.

Otro inconveniente de la fimosis más allá del dolor y las dificultades sexuales es que supone una traba para la limpieza genital. Al no poder bajar la piel del todo, la parte no descubierta acumula restos de semen y se secreciones que pueden producir esmegma, una sustancia irritante que a su vez puede producir inflamación del glande (balanitis).

¿Cáncer de pene?

En los países en los que se realiza postectomía ritual la posibilidad de cáncer de pene es mínima. ¿Por qué? Porque se ha demostrado que la cirugía de la fimosis dificulta la transmisión de enfermedades de transmisión sexual (incluso el VIH), algunas de ellas responsables del cáncer de pene y de cuello de útero, como el VPH.

Operación de fimosis, todo lo que necesitas saber.

¿Se puede tratar la fimosis en el adulto sin cirugía?

A día de hoy, no. Así como en niños pequeños se usan cremas de cortisona para desinflamar la piel y que la piel pueda subir y bajar, en adultos no. Se han intentado varias alternativas medicamentosas, pero no tienen le mismo grado de eficacia y fiabilidad que la cirugía. Otra cosa dintinta son las variaciones te la técnica quirúrgica que han aparecido en los últimos años, que sí pueden tener un papel en el tratamiento.

La primera de ellas sería la postotomía. Consistiría en cortar el anillo en lugar se sacarlo. Eso permitiría que el anillo de piel fuera más holgado y amplio, y el glande pudiera entrar y salir sin problema. Técnicamente es factible, rápido y no demasiado complicado. Bajo mi punto de vista el problema es que posiblemente existe más riesgo de tener nuevamente fimosis, y me pregunto el resultado cosmético. Es una ténica bastante extendida en otros países donde parece existir una preferencia por conservar el prepucio, como en Escandinavia.

Adicionalmente, han aparecido pistolas que «operan» la fimosis con un solo chasquido. Tienen la evidente ventaja de que el procedimiento es más reproducible y más corto. Tal vez algo menos de sangrado y agresión quirúrgica. El gran problema. es el coste. La pistola encarece un procedimientos sin ninguna exigencia de material caro.

¿Cuándo hay que operar una fimosis?

Ante la duda, hay que operar. No es una cirugía urgente para nada, pero mi consejo es que si el frenillo o la piel te dan problemas te operes. Lógicamente esto no está exento de riesgos, pero creo que podemos afirmar con certeza que los pros superan por mucho a los contras.

La cirugía de la fimosis se llama postectomía.

Es solo un apunte técnico, pero a la «cirugía ritual» se la conoce como circuncisión, mientras que la cirugía médica se llama postectomía.

¿Cómo se hace la operación de la fimosis?

Te la pongo por pasos:

  1. Asepsia y antisepsia.
  2. Bloqueo de pene con anestesia.
  3. Sección de la piel del prepucio sobrante.
  4. Disección de la mucosa y exéresis de la misma hasta el surco balano-prepucial.
  5. Hemostasia (ver que no sangre nada, y si sangra, coagularlo).
  6. Unir la piel del pene a la mucosa del surco, con sutura reabsorbible habitualmente.
  7. Vendaje compresivo (muy importante).


¿Cómo es el postoperatorio de la fimosis?

Irás a reanimación durante una hora aprox, dependiendo de si además de anestesia local se te ha administrado sedación. En ese caso, hará falta que te quedes en el hospital algo más de tiempo, y que un amigo o familiar te acompañe a casa. Te aconsejo que mantengas el vendaje durante 48 horas, porque eso evita hematoma e inflamación.

Pasado ese tiempo, ya podrás ducharte. Desde el primer momento harás vida normal excepto en lo tocante al sexo.

Yo particularmente no suelo prohibir el deporte pasadas 48h de la cirugía. Eso sí, nada de sexo hasta que los puntos se caiga, cosa que sucederá en 2 o 3 semanas.

Cuidados después de la fimosis.

Te aconsejo mantener la herida limpia y seca, y realizar una cura con yodo cada día.

Como te he comentado antes, aconsejo mantener el vendaje bastante tiempo, porque eso evita problemas, aunque también impide la ducha.

Razones como las expuestas a lo largo del texto son las que hacen que los urólogos aconsejemos la postectomía (circuncisión) a los adultos que presentan estos problemas. En el caso del frenillo corto aislado basta con cortarlo y realizar algún punto para aproximar los bordes. En los penes con anillos fimóticos hay que eliminar la porción de prepucio que produce la estrechez, dejando el glande total o parcialmente descubierto. Con estas cirugías, tras un periodo corto de recuperación, los pacientes podrán volver a disfrutar de las relaciones sexuales de un modo en el que no se habían imaginado antes.

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba