Tramadol para la eyaculación precoz.

tramadol eyaculación precoz

Tema delicado este del tramadol para la eyaculación precoz. El tramadol es un derivado de la morfina que se usa para el dolor moderado y grave.

La eyaculación precoz, de la que te he hablado con anterioridad, es un problema relativamente frecuente entre los hombres (10%) y se define por una eyaculación que sucede antes de los dos minutos del inicio de la penetración.

Puede aparecer de nuevo o estar presente desde el inicio de la vida sexual. En el primer caso se puede asociar a otras patologías como la disfunción eréctil o algunos trastornos psicoafectivos (ansiedad, estrés). También recordarás que en otras partes te he hablado de los tratamientos, que cubren un amplio abanico de opciones, desde ejercicios/maniobras realizadas sobre el glande en el momento previo a la eyaculación para inhibir las ganas de eyacular, pasando por anestésicos locales o fármacos antidepresivos específicos para este trastorno (la dapoxetina).

Pero volviendo al tramadol. ¿El tramadol es eficaz para mejorar la eyaculación precoz? Sí. ¿Me parece buena idea? No.

¿Por qué?

Como te decía antes, es un mórfico. Por tanto, es un medicamento con efectos secundarios relevantes: estreñimiento, náuseas y vómitos pero, especialmente, puede producir dependencia. Supongo que habrás leído algo sobre la crisis de los opioides en Estados Unidos. Pues tramadol es, más o menos, de esa familia de fármacos.

Eficacia del tramadol en eyaculación precoz.

Un análisis de varios trabajos científicos (metanálisis) indica que el uso de tramadol (un analgésico opioide/mórfico leve) puede mejorar los tiempos de latencia hasta llegar al clímax tras su utilización durante unas 8-12 semanas. Su efectividad se comparó con otros sistemas, como la paroxetina (otro antidepresivo), un anestésico local (gel de lidocaína), el sildenafilo o la terapia conductual, y se observó que aparentemente el tramadol era más efectivo.

Resulta que el tramadol alarga el tiempo de coito. Multiplica por tres, para ser exactos. Se han hecho varios estudios y los resultados son consistentes con esa mejoría. A pesar de eso, es un medicamento muy poco empleado para la eyaculación precoz.

Muy poco por no decirte nada. Personalmente, jamás lo he usado.

¿Por qué?

Pues porque hay opciones mejores, que permiten mejorar mucho el problema sin que corras el riesgo de «engancharte» al tratamiento.

Contras del tratamiento con tramadol.

El tramadol multiplica por tres. No está mal. Sin embargo, quiero añadir dos cosas.

En primer lugar, hay preguntas sin respuesta en los estudios sobre tramadol y eyaculación precoz.

  • No se conoce la dosis efectiva mínima y segura diaria del fármaco, así como tampoco se sabe cuál debe ser la duración adecuada del tratamiento.
  • Los efectos adversos pueden incluir el mareo, la somnolencia e incluso la disfunción eréctil tras algunos meses de tratamiento.
  • Al tratarse de un mórfico puede provocar algún grado de adicción.

En segundo lugar, el tramadol es eficaz farmacológicamente, pero no va a conseguir que te libres de la eyaculación precoz. No te va a curar, solo va darte un tiempo de coito más largo cuando estés bajo la influencia del fármaco. Opino que la mejor alternativa cuando hay un problema es tratar de solucionarlo. Aunque parezca el camino más largo, en realidad es el más corto.

Tramadol parece el camino corto, pero no lo es.

Espero haberte aclarado el papel del tramadol en el tratamiento de la eyaculación precoz.

Si has llegado a este punto, creo que está claro que quieres mejorar la eyaculación precoz, ¿verdad?

Si te digo que puedo conseguir que en menos de 8 semanas dejes de tener eyaculación precoz, y tengas todo el control que quieres para poder satisfacer a tu pareja (y sentirte seguro)… ¿Qué me dirías?

Hace más de 15 años que ayudo a hombres con problemas sexuales y he sido reconocido como el mejor andrólogo de España y uno de los mejores 50 médicos de España.

Créeme, puedo ayudarte. La cuestión es…

¿Quieres dar el paso ahora?

>>> Sí, quiero eliminar la eyaculación precoz en menos de 8 semanas y para siempre <<<

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba