Eyaculación retrógrada. Todo lo que te puede interesar.

La eyaculación retrógrada consiste en un paso anómalo de líquido seminal a la vejiga durante el orgasmo. Técnicamente existe también la aneyaculación, que es la no contracción de las vesículas seminales.

Vaya por delante que algo tan común como la eyaculación es un tema que médicamente se comprende muy poco. Nos falta mucho por saber sobre cómo se produce normalmente, y sobre qué ocurre en situaciones anormales, como la eyaculación retrógrada u otras.

¿Qué es la eyaculación retrógrada?

La diferencia es que tras la eyaculación retrógrada existirá semen en orina, mientras que la orina será normal tras la aneyaculación. La consecuencia en ambos casos es que no se emite semen durante las relaciones sexuales o con la masturbación.

Algunas personas preguntan si es bueno o malo tener eyaculación retrógrada. Ni bueno ni malo, en general es una consecuencia de que algo no está funcionando bien o de un fármaco. Otras de las preguntas es si con eyaculación retrógrada se puede embarazar. La respuesta, por raro que parezca, es que sí. Aunque es muy poco común. Hace años leí un estudio que decía que solo uno de cada 10.000 hombres con eyaculación retrógrada podían dejar embarazada a su pareja.

Beneficios (?).

No hay ningún beneficio de no eyacular. Ya sé que la tradición hindú dice que el semen es vida y energía, y por tanto hay que ahorrarlo. De ahí es donde viene la idea del sexo tántrico en el que se retiene esperma. No tiene ningún fundamento ni respecto a mejora el sexo ni a tener mejor salud.

He escrito sobre cómo mejorar el control sexual y sobre la relación entre abstinencia y salud. Y créeme, que hace 15 años que soy urólogo: no hay ninguna relación entre no eyacular y tener mejor salud.

Alguno objetará que después de eyacular se pierde energía y solo te apetece dormir. Y puede ser cierto. Igual que después de 2 horas de crossfit, ¿no? Y nadie pensaría que el crossfit te quita energía.

Eyaculación retrógrada voluntaria.

Que conste que me parece mala idea, pero prefiero explicártelo yo antes que cualquier gurú de la eyaculación – nota las cursivas 🙂 –

Para que la eyaculación se produzca, se tiene que abrir el esfínter urinario externo (que funciona en piloto semiautomático) a la vez que se contrae rítmicamente el suelo pélvico. Si cuando eso ocurre contraemos el esfínter externo -como si quisiéramos aguantar el pipí- y contraemos el suelo pélvico, posiblemente frenemos la eyaculación.

Eso hará que el esperma quede en la próstata o la vejiga. Ignoro si eso hace que el sexo sea más divertido o el orgasmo más largo. Lo que sí que no conseguiremos es que el sexo sea infinitamente largo.

Para mí, muchos gurús sexuales y eyaculatorios confunden, no sé si voluntariamente o involuntariamente, el no eyacular y no llegar al orgasmo como algo que solo es alcanzable mediante el tantra. Nada más lejos de la realidad.

Si alcanzamos la fase de meseta de la respuesta sexual e inhibimos repetidamente el punto de no retorno orgásmico. produciremos algo llamado fenómeno del agotamiento del reflejo. Y con ello lo que conseguiremos un estado de excitación en la que es muy difícil llegar al orgasmo.

Eso sí. Una vez llegamos al orgasmo, eyaculemos o no, perderemos la erección y «sufriremos» el periodo refractario tanto si somos tántricos como españoles. Retener el esperma no va a ayudarte a nada. Otra cosa es que le cojas el tranquillo a no llegar al orgasmo, pero eso es otro cantar, y tampoco es tántrico.

Eyaculación retrógrada parcial

A veces no desaparece toda la eyaculación, sino que nos encontramos que la cantidad de esperma es sensiblemente inferior a lo normal.

En ese caso, todo lo que te explico en este post sigue teniendo vigencia. La única diferencia entre la eyaculación retrógrada parcial y total es que en la parcial las causas (que te explico más abajo) no nos afectan de manera tan importante y no producen la ausencia total de eyaculación.

Causas de la eyaculación retrógrada.

La eyaculación retrógrada está producida por la ausencia de contracción del cuello vesical durante el episodio de eyaculación. Están descritas numerosas causas y, en ocasiones, si que puede existir eyaculación aunque de escasa cantidad.

Normalmente, no se suele acompañar de otros síntomas somáticos aunque en algunas personas puede asociarse a dolor o sensación de malestar físico.

Eyaculación retrógrada y tamsulosina.

La causa más frecuente es como efecto secundario de la toma de determinados fármacos. Los medicamentos que producen con más frecuencia eyaculación retrógrada son los alfa-bloqueantes (tamsulosina, silodosina, alfuzosina, doxazosina, etc..). La probabilidad de que esto ocurra entre el 30 y el 80% de casos, en función del fármaco.

Se usan como tratamiento de los síntomas del tracto urinario inferior en pacientes con Hiperplasia benigna de próstata y con menos frecuencia en pacientes con litiasis renales como tratamiento expulsivo.

En estos casos, es necesario advertir a los pacientes de forma previa la posibilidad de aparecer dicho trastorno así como explicar la benignidad y reversibilidad de la eyaculación retrógrada una vez suspendido el tratamiento.

Cirugía de hiperplasia de próstata.

Otra causa relativamente frecuente, es el antecedente de cirugía desobstructiva prostática como tratamiento de la Hiperplasia benigna de próstata. En este caso, suele ser irreversible y es de extrema importancia advertir de dicho efecto colateral de forma previa a la cirugía.

La probabilidad de que ocurra es de casi el 100%, excepto en algunos procedimientos muy particulares, como el rezum. Las otras alternativas, como el LASER (holmio, verde, tulio, etc…) o la RTU de próstata, suelen producir aneyaculación.

La propia hiperplasia de próstata produce también bastantes alteraciones de la eyaculación, como la aneyaculación, la eyaculación retrógrada parcial o el dolor con la eyaculación.

Diabetes y eyaculación retrógrada

Algunas enfermedades neurológicas como la diabetes o la esclerosis múltiple, entre otras, pueden dar alteraciones de la eyaculación, como la ausencia total o parcial de eyaculación. Este hecho suele traducir el avance de la enfermedad, y no tiene tratamiento específico.


Diagnóstico

Es frecuente que pueda generar alteraciones psicológicas, especialmente en personas jóvenes. 

Para orientar el diagnóstico es necesario evaluar al paciente de forma detallada, incluyendo enfermedades coexistentes, toma de fármacos, hábitos tóxicos y la posible coexistencia de otros síntomas urológicos (de la esfera sexual, urinarios, …).

También es importante descartar otros trastornos en la eyaculación que podría confundirse con una eyaculación retrógrada (p.ej. aneyaculación por ausencia de producción de líquido seminal).

Habitualmente, no es necesario ninguna prueba complementaria, aunque en caso de duda, se podría confirmar mediante la determinación de espermatozoides en orina (la primera micción tras el episodio de eyaculación retrógrada).

En definitiva, la eyaculación retrógrada es un trastorno relativamente frecuente en hombres de edad avanzada que están en tratamiento para la Hiperplasia benigna de próstata o que han sido operados.

¿Cómo corregir la eyaculación retrógrada?

Las únicas soluciones para la eyaculación retrógrada son identificar alguna causa reversible y evitar las causas evitables. En el primer caso estarían los fármacos como la tamsulosina, y en el segundo evitar las cirugías de próstata que puedan causar el problema.

Más allá de eso, no hay nada.

No existe ninguna solución y ni ningún medicamento específico para la eyaculación retrógrada que pueda devolvérnosla. Es así. Es importante, explicar que se trata de un proceso benigno que no tiene un tratamiento específico pero que tampoco supone ningún peligro, aunque para algunas personas esto no es consuelo.

¡Muchas gracias!

Post relacionados:

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba