«Mi pareja es precoz»: eyaculación precoz y la sexualidad de las mujeres.

eyaculación precoz pareja

Aqui te voy a explicar cómo afecta la eyaculación precoz a tu pareja… No es un tema importante. Es un tema crucial, ¿no crees?

Eyaculación precoz, ¿es muy común?

La Eyaculación precoz es la disfunción sexual masculina más común. Un 20-30% de los hombres adultos presenta quejas respecto a un tiempo eyaculatorio corto. Sin embargo, el porcentaje de hombres afectos de un tiempo eyaculatorio inferior a un minuto es menor, siendo del 2-5%.

¿Por qué aparece la eyaculación precoz?

A día de hoy, la etiología de la eyaculación precoz sigue siendo desconocida, con escasas evidencias dando soporte a las múltiples hipótesis tanto biológicas como psicosociales sugeridas. Dado que la eyaculación precoz es más frecuente en hermanos gemelos, en los últimos años se ha estudiado la implicación genética en su aparición. Sin embargo, aunque no se puede desestimar esta contribución genética son necesarios más estudios para aclarar el papel exacto de la misma.

Un problema para tí

La eyaculación precoz tiene consecuencias negativas en múltiples aspectos de la esfera sexual. Los hombres con eyaculación precoz son más propensos a referir baja satisfacción con sus relaciones sexuales, dificultad para relajarse durante las mismas y a tener encuentros menos frecuentes.

Según un estudio publicado recientemente, esta disfunción tiene importantes efectos psicológicos, como pérdida de autoconfianzadistrés mentalansiedad y depresión, provocando un empeoramiento de la salud física y mental de los hombres que la padecen.

Un problema para ella

La eyaculación precoz, al afectar de forma significativamente negativa a la relación sexual. Causa un importante impacto en el bienestar emocional y en la calidad de vida, no sólo de los pacientes sino también de sus parejas. Se ha demostrado que la satisfacción sexual de la pareja de un hombre con eyaculación precoz disminuye a medida que aumenta la severidad de la condición del hombre.

Un estudio reciente en el que se entrevistan a 290 parejas se objetiva que la satisfacción sexual es peor en las parejas que en los sujetos afectos de eyaculación precoz. Otro estudio en el que se interroga a mujeres de hombres con y sin eyaculación precoz, muestra que las mujeres de los primeros presentan peores puntuaciones en cuestionarios de función sexual.

Tratamiento: ¿una solución de los dos?

Existen múltiples estrategias de tratamiento para la eyaculación precoz, desde el consejo psicosexual hasta la farmacoterapia, según el momento de su aparición, la duración del tiempo eyaculatorio y su impacto en la calidad de vida.

Una posible estrategia de tratamiento consiste en la realización de entrenamientos basados en técnicas conductuales. Con éstas el hombre aprende a reconocer los signos de una estimulación sexual elevada y cómo mantener este nivel de excitación por debajo de la intensidad que desencadena el reflejo eyaculatorio para retrasarlo. Para poder llevar a cabo estas técnicas se requiere en la mayoría de los casos la participación de la pareja. Por eso es clave su colaboración en el tratamiento.

La realización en pareja de estas técnicas sirve a la vez para aumentar confianza en el rendimiento sexual, disminuir la ansiedad y resolver conflictos interpersonales. Todo ello puede aumentar la eficacia de otras estrategias de tratamiento.

Sin embargo… te toca currártelo a tí antes.

La terapia sexual es un proceso largo y nada fácil. Durante los ejercicios, hay que para y empezar. Hay que esperar. Cambiar de posición. En fín… nada sexy. Por eso, con razón, muchas mujeres se sienten objetificadas, porque pasan a ser el «sparring» del hombre con problema, para poder mejorar.

Lógicamente, no es la situación idea. «Usar» a la mujer como sparring para mejor la eyaculación tiene que ser una decisión cuidadosa, meditada, y donde la pareja tiene mucho que decir. Por eso, en mi opinión, creo que primero, si tienes eyaculación precoz, es mejor idea entrenar solo. ¿Entrenar solo? Pues claro. Y cuando mejores, ya incluirás a tu pareja. Pero la vas a incluir en un momento de tu recuperación donde ella no se siente usada. Y donde además disfrutará mucho más del sexo.

Por ponerte un ejemplo futbolístico: si te lesionas, primero hay que recuperar la condición física. Eso no se hace jugando con tu equipo. Seguro que ellos te adoran, pero les fastidias el partido. Primero tienes que ponerte en forma y, cuando llegas a un cierto nivel, ellos estarán encantados de ayudarte. Pues con la sexualidad es más o menos lo mismo. Te lo tienes que currar tú hasta que estés mejor. Y luego, con confianza y control, puedes volver a tener relaciones sexuales con tu pareja. Estoy seguro de que tu pareja agradecerá que te lo estés trabajando tú solo y que no la obligues a ser tu «saco de boxeo». Y que por el contrario, cuanto la incluyas otra vez en el proceso, sea en un punto en el que ya llevas mucho trabajo hecho y ella disfruta de la sexualidad y no se siente parte del tratamiento.

Así pues, la eyaculación precoz, aunque inicialmente es una condición que afecta al hombre, tiene importantes implicaciones en la salud sexual de la mujer. Por otra parte, ésta es clave para el desarrollo de estrategias de tratamiento como las técnicas conductuales beneficiándose a su vez de su resultado.

Por lo tanto, ojo al dato: esto no es un problema tuyo. Es un problema de los dos: la eyaculación precoz es un problema de pareja.

Si tienes eyaculación precoz, puedo ayudarte. Llevo 15 años ayudando a hombres con este mismo problema con un sistema que funciona muy bien y que aúna 4 elementos de tratamiento (sensibilidad, suelo pélvico, control de ansiedad y excitación, y control de la respuesta sexual). Si quieres saber más, puedes verlo >>> aquí <<<.

Un saludo,

Eduardo


1 comentario en “«Mi pareja es precoz»: eyaculación precoz y la sexualidad de las mujeres.”

  1. Pingback: Testosterona y eyaculación precoz. - VIGORA Eyaculación Precoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

¿Cuál es tu perfil de comportamiento sexual?

¿Qué te mueve en la cama y cómo puedes mejorar?

¿Cuál es el perfil de tu pareja sexual ideal?