ETS o enfermedad de transmisión sexual. Toda la info.

Las ETS o enfermedades de transmisión sexual son enfermedades bacterianas o víricas que, como su nombre indican, se transmiten en las distancias cortas. Te explico qué son, qué hacer y cómo prevenirlas, y cuáles son las más comunes.

Breve historia de las ETS

Las Enfermedades de Transmisión Sexual no son exclusivas del siglo XXI, existen escritos que se remontan a la época clásica, y seguramente en la prehistoria ya existía el contagio de estas enfermedades porque no hay que olvidar que están relacionadas con la práctica sexual, y el sexo es imprescindible para la procreación. 

Lo que sí que hay que destacar es que actualmente existe una alta incidencia a nivel mundial con un notorio crecimiento en las últimas décadas.

A finales del siglo XVI fueron llamadas por Jacques de Bitencourt enfermedades venéreas (de Veneris, genitivo latino del nombre Venus, la diosa romana del amor), Siboulei las califica como “efectos colaterales del amor”, y posteriormente se conocen como “Enfermedad social” y/o” Enfermedades de transmisión sexual “. 

Definición de ETS ¿Qué es?

En la actualidad corresponden a un conjunto de infecciones agrupadas por tener en común la misma vía de transmisión: de persona a persona, a través de las relaciones sexuales por vía vaginal, oral, o anal, independientemente de que la etiología responde a diferentes agentes microbiológicos con diversidad de signos y síntomas clínicos y que muchos de estos gérmenes compartan otras vías de transmisión.

¿Cuáles son los síntomas más comunes? Cómo saber si tengo una ETS.

Con esta lista de síntomas no pretendo ser exhaustivo, sino darte una idea general de qué tienes que buscar. Para un mayor detalle, te recomiendo que busques enfermedad a enfermedad para ver si encaja con lo que te está ocurriendo.

Síntomas en el hombre.

  1. Blenorragia o infección uretral.
  2. Ardor en el pene o molestias al orinar.
  3. Orquitis o prostatitis.
  4. Úlcera genital.
  5. Verruga genital.

Síntomas en la mujer.

  1. Aumento del flujo o flujo maloliente.
  2. Molestias al orinar.
  3. Enfermedad inflamatoria pélvica.
  4. Úlcera genital
  5. Verruga genital.

¿Cuánto tardan en manifestarse las ETS?

La mayoría de ETS como la chlamydia, el herpes genital o el gonococo tienen un tiempo de latencia corto y aparecerán los síntomas de manera temprana (menos de 4 semanas). En cambio, el VIH o el VPH suele tener un tiempo de latencia muy largo, incluso de años. Por todo ello, ante cualquier contacto de riesgo sexual, habrá que hacer un cribaje de todas las ETS más frecuentes, haya síntomas o no.

Por último, en los últimos años se ha detectado un aumento de la incidencia de Sífilis. Dicha infección, puede ser erradicada de forma satisfactoria mediante el uso de penicilina, pero en caso de no manejarse de forma adecuada, puede llegar a generar complicaciones potencialmente graves.

¿Qué ETS son las más comunes?

En el mundo, posiblemente la ETS más común es el VPH. Tiene un comportamiento biológico, clínico y epidemiológico muy errático. Igual, por ejemplo, que la Chlamydia, podemos ser portadores asintomáticos durante años, por lo que su incidencia es difícil de calcular. Solo como ejemplo, unos 50.0000.000 de estadounidenses estarían infectados por VPH en este momento.

Actualmente, el podio de ETS más habituales en España lo ocupan, por este orden:.

  • Verrugas genitales por el Virus del Papiloma Humano (VPH).
  • Uretritis (Gonorrea/ Chlamydia).
  • Sífilis.

Tipos de enfermedades de transmisión sexual.

Las ETS son un conjunto heterogéneo de enfermedades que no tienen relación entre sí excepto por su mecanismo de transmisión. Por tanto, te ofrezco una clasificación que me parece clínicamente razonable y que te puede ayudar a orientar el problema en función de cuándo fue el contacto de riesgo.

Enfermedades con tiempo de incubación corto y que dan síntomas.

  • Gonorrea.
  • Chlamydia.
  • Sífilis.
  • Herpes.
  • Trichomonas Vaginalis.

Enfermedades con tiempo de incubación largo y que no dan muchos síntomas.

  • VPH
  • VIH

Diagnóstico de las ETS ¿Qué pruebas y análisis me tienen que hacer?

En primer lugar, una noción muy clara. Si tienes relaciones sexuales (oral también cuenta) con una persona sin preservativo y de la que no conoces su estado analítico (si no os habéis hecho pruebas), es un contacto de riesgo. Veo mucha gente que me dice cosas tipo: «un chico muy majo», «una exnovia mía muy legal». No te quiero fastidiar, pero la gente maja y legal también tiene sexo, a veces con gente no tan maja o legal, y todos somos susceptibles de ser portadores de una ETS no sintomática.

Por tanto, tener sexo con cualquier persona (maja y legal) pero que no es tu pareja y de quien desconoces su analítica, se considera contacto de riesgo y merece estudio. Aunque no tengas síntomas. Ni la otra persona tampoco.

Las pruebas a realizar son:

  1. Frotis uretral/vaginal.
  2. Análisis de sangre con serología.
  3. En función del caso, frotis oral y/o anal.

Tratamiento de las ETS

El tratamiento de las ETS es, lógicamente, el de su causa. Encontrarás el tratamiento en los links de cada una de las enfermedades.

¿Cómo evitar las ETS?

Solo hay tres sistemas. Yo elegiría los dos del principio. Elegir solo un comporta un cierto riesgo en algunas situaciones. Y elegir el tercero me parece bien como decisión personal, pero no como obligación.

  1. Pareja mutuamente fiel con serologías al día.
  2. Preservativo para cualquier contacto sexual (si, para el sexo oral también). Y sí, aunque no eyacules tanto tú como tu pareja estáis expuestos a contagio, así que el preservativo sale a jugar de entrada y hasta el final del partido.
  3. Abstinencia.

Tal vez suene muy mojigato, pero es que es lo que hay. El preservativo protege, pero no del todo, Por tanto, si eres una persona promiscua, tienes bastantes número de coger una ETS a poco tiempo vista. Eso es un problema para tí, hoy. Un problema para tus parejas sexuales, hoy, y un problema para tí en el futuro porque no todas las enfermedades de transmisión sexual se curan.

Personalmente opino que en el sexo casual el preservativo es un must (no condom no party). Si tienes relaciones sexuales repetidas con una persona, entonces parece razonable que os hagáis las pruebas para que todo sea más seguro y más divertido. En pareja estable, yo apostaría por serología de entrada y acordar el método contraceptivo que os parezca mejor.

¿Se lo digo a mi pareja?

Sí. Si te han diagnosticado una enfermedad de este tipo se lo tienes que decir a tu pareja. No haciéndolo pones a esa persona en riesgo de problemas urológicos, genitales, reproductivos y, en algunas situaciones, la estás exponiendo a riesgo vital. Aquí te dejo un listado de enfermedades y situaciones para que sepas lo que tienes que hacer.

Chlamydia

Hombre + síntomas uretrales (dolor al pasar la orina o secreción en la punta del pene): notificaremos a las parejas de los últimos 28 días antes de la aparición de los síntomas.

Mujeres y hombres sin síntomas: todas las parejas en los últimos seis meses deben ser informadas.

Gonorrea

Hombre: 2 semanas antes del comienzo de los síntomas.

Trichomonas

Todas las parejas en los 28 días antes de la presentación de la infección deben ser informadas.

Sifilis.

Sífilis primaria, todas las parejas desde 90 días antes del comienzo de los síntomas

En el caso de la sífilis secundaria y latentes tempranos, todas las parejas desde dos años anteriores al comienzo de los síntomas.

Sífilis terciaria, puede ser necesario informar a todos los contactos del paciente.

VIH

Se realizará un estudio para estimar la fecha en la que ocurrió la infección, y todas las parejas desde 90 días antes de la fecha de la infección deben ser informadas. Si no se puede determinar la fecha de la infección, todas las parejas sexuales deben ser informadas.

¿Son comunes las ETS?

El control de las enfermedades de transmisión sexual ha empeorado en los últimos años a raíz de la liberación sexual debido a un cambio en las relaciones íntimas entre personas. El aumento en la incidencia de esta enfermedad, porque una vez más no debemos olvidar que son enfermedades, es hoy por hoy un grave problema tanto en países desarrollados como subdesarrollados. 

Tanto es así que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se infectan 448 millones de personas en todo el mundo de cuatro enfermedades sexuales curables: clamidia, sífilis, gonorrea y tricomoniasis. El hecho de que sean enfermedades tratables y curables (debemos someternos a largas tandas de antibiótico) hace que perdamos el miedo y le quitemos importancia a una enfermedad altamente contagiosa y en según que ambientes puede llegar a ser mortal.

No condom no party.

El sexo sin protección conlleva riesgos más allá de un embarazo indeseado, así que no se trata únicamente de mantener relaciones sexuales usando la famosa “marcha atrás” debemos actuar seriamente y prevenirlas y eso solo lo podemos hacer nosotros mismos.

Dentro de los métodos utilizados para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, los únicos que han demostrado ser eficaces son los métodos de barrera, como el preservativo. Desgraciadamente, pese las ventajas de los métodos barrera la sociedad se resiste a generalizar su uso; sabemos que el uso de por ejemplo preservativos entorpece el acto sexual al interrumpir el acto para su colocación, lo hace menos placentero al alterar la sensibilidad del órgano sexual, por no hablar del sexo oral con preservativo.

Pero seguramente sufrir una infección por clamidia o gonorrea, contagiarse de por vida del VIH o presentar verrugas genitales hará que te replantees el uso de métodos barrera. Aparte del uso de los métodos barrera otra medida, sería la selección de personas de confianza con las que vamos a mantener relaciones íntimas así como la educación sexual de las nuevas generaciones.

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba