Ardor en el pene, las 5 causas más comunes.

Si tienes ardor en el pene, lo más normal es que tengas una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, no es la única posibilidad. En este post te explico las causas más comunes de ardor en el pene como las ETS, la expulsión de piedras y los problemas de próstata.

En esta situación, la primera pregunta que te haría es si has tenido relaciones sexuales de riesgo durante las últimas 4 semanas. Te defino relación sexual de riesgo: sexo sin preservativo con una persona que no es tu pareja estable. Si es así, lo normal es que sea una ETS. Si no, mi siguiente pregunta es «cuánto hace que te ocurre». Si hace poco y el cuadro se acompaña de síntomas urinarios y fiebre, es posible que tengas la próstata inflamada o una infección de orina.

¿Has tenido un cólico nefrítico y tienes antecedentes de piedras en el riñón?, entonces es posible que estés expulsando una piedra.

Si ya hace tiempo y no tienes fiebre, entonces es posible que sea una prostatitis crónica o hiperplasia de próstata.

Ardor en el pene: gonorrea o chlamydia.

Si tienes ardor en el pene, lo normal es que tengas una enfermedad de transmisión sexual. Las dos ETSs bacterianas más frecuentes son la gonorrea y la chlamydia.

Gonorrea

La gonorrea es una infección de transmisión sexual producida por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeaegonococo. Se transmite de forma exclusiva entre humanos y se trata de una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en la actualidad. Suele producir uretritis y gonorrea.

Se transmite mediante las relaciones sexuales, ya sea a través del coito o practicando sexo oral, y tanto las mujeres como los hombres pueden ser transmisores. Suele afectar el aparato genital y urinario, aunque también puede afectar el recto, faringe o conjuntiva.

Síntomas de la gonorrea.

En hombres, los síntomas suelen aparecer entre 2 y 21 días después del contacto sexual de riesgo. En muy pocos casos, el hombre infectado puede no desarrollar síntomas y que la enfermedad pase desapercibida.

De todas formas, el síntoma más frecuente es la secreción de líquido blanquecino por el pene (gonorrea) que se puede acompañar de inflamación de la uretra (uretritis). Además, puede originar molestias o escozor al orinar así como dolor testicular. En algunos casos, se acompaña de fiebre y en otros más evolucionados puede producir inflamación de la próstata (prostatitis) e incluso afectación de otros órganos (artritis, conjuntivitis, etc..).

En mujeres suele pasar desapercibida y no producir ningún síntoma. Eso hace que una mujer pueda transmitir dicha infección sin haber tenido ningún síntoma ni indicio de enfermedad. Por ello, cualquier conducta de riesgo sexual obliga a descartar la infección por gonococo. De manera menos frecuente, produce escozor al orinar, secreción blanquecina uretral, o incluso infertilidad en casos evolucionados.

Diagnóstico de la gonorrea.

Se sospecha mediante los síntomas característicos y el antecedente reciente de conducta de riesgo sexual. De todas formas, es necesario hacer un cultivo de la secreción uretral para confirmar el diagnóstico.

Complicaciones de la gonorrea. 

En varones, con el paso del tiempo, puede acabar produciendo una estenosis crónica (estrechamiento de la uretra) que origina dificultad y molestias para orinar así como favorece otro tipo de infecciones urinarias.

Tratamiento de la gonorrea.

La infección por gonococo se puede curar de forma completa mediante el uso de un antibiótico adecuado (habitualmente derivados de penicilina). Debido a ello, es de extrema importancia acudir a un especialista ante cualquier sospecha o síntoma para poder iniciar el tratamiento indicado.

Chlamydia

Habitualmente, el gonococo se suele transmitir de forma conjunta con otra bacteria llamada Chlamydia trachomatis, la cual produce los mismos síntomas. Es por eso que, ante la sospecha de uretritis es necesario tratar ambos gérmenes de forma empírica a la espera del resultado del cultivo definitivo. También es necesario descartar otras enfermedades de transmisión sexual como el VIH, la sífilis o el herpes genital.

La Chlamydia trachomatis es una bacteria que se trasmite por vía sexual, que puede afectar tanto a hombres como mujeres.

Síntomas de la Chlamydia.

Cuando provoca síntomas puede generar descarga uretral, dolor o ardor a la micción o incluso fiebre, un cuadro conocido como uretritis no gonocócica. Sin embargo, la gran mayoría de las infecciones no generan ningún síntoma, volviéndose así es un germen asintomático que puede colonizar gran cantidad de personas sin ser descubierto.

Es probablemente una de las infecciones de transimisión sexual más frecuentes, sin embargo está pobremente mesurada dada la ausencia de síntomas y la dificultad de su diagnóstico.

Además de la uretritis, Chlamydia trachomatis pueden causar otro tipo de infecciones, como proctitis (inflamación del recto), epididimitis (inflamación del epidídimo), prostatitis y artritis reactiva (o síndrome de Reiter), que ocurre en aproximadamente 1% de los pacientes con uretritis por Chlamydia.

¿Es frecuente la Chlamydia?

En Estados Unidos la frecuencia es aproximadamente de 449 casos cada 100,000 habitantes, mientras que en China hay 2 casos por cada 200 habitantes. En España no conocemos su frecuencia exacta, sin embargo su colonización e infección es frecuente es jóvenes sexualmente activos con más de 2 parejas sexuales.

Los factores de riesgo para contraer esta infección son edad menor de 30 años, tener múltiples parejas sexuales, nivel de educación medio/baja y el no uso de preservativo. Junto al gonococo, germen causante de la gonorrea, la Chlamydia son los gérmenes que causan uretritis con mayor frecuencia.

Diagnóstico.

Al igual que todas las infecciones de transimisión sexual, el paciente deberá ser evaluado por un médico que realizará las pruebas diagnósticas necesarias y un tratamiento inmediato. Para el diagnóstico de uretritis generalmente basta con la clínica, aunque se suele realizar un frotis de uretra con un hisopo y para una posterior tinción de Gram.

Tratamiento.

De forma empírica, el paciente joven será tratado con anbitiótico oral durante el tiempo decidido por el médico, dependiendo de la gravedad de la infección. El tratamiento puede durar 1 día o 1 semana dependiendo del antibiótico prescrito, además se recomienda el tratamiento de la pareja sexual a la vez.

Esta infección no suele dejar secuelas, sin embargo hay casos descritos de estenosis (cicatriz) de uretra.

Ardor en el pene por problemas de próstata o infección urinaria.

Una de las causas de ardor en el pene, especialmente en personas mayores, son los problemas de próstata o la infección de orina. En ambas situaciones es común que se produzca ardor, escozor y dificultad al orinar. En este caso, a diferencia del anterior, no sale pus por el pene. Es común que existan otros síntomas urinarios, como la hematuria o la frecuencia miccional.

En algunos casos, cuando existe prostatitis o una infección de orina complicada, puede aparecer fiebre, que no es tan común con las ETSs.

El diagnóstico es clínico en primera lugar, recomendándose tratamiento antibiótico empírico y cultivo de orina. Recuerda, como te he comentado en otros posts, que la sospecha de prostatitis debe ser tratada con 3 semanas de tratamiento antibiótico.

Ardor en el pene por litiasis.

Si has tenido una piedra en el riñón y has notado que progresaba hasta la vejiga, es posible que el ardor sea la piedra. Muchos hombres, cuando orinan la piedra, explican la sensación de orinar cristales.

El contacto sexual no es un antecedente tan común, y no existe blenorragia (pus por el pene). Es habitual que hayas tenido piedras en el pasado y que hayas pasado un cólico nefrítico. Igual que cuando tienes una cistitis, puedes tener ardor asociado a sangre con la orina, aunque la fiebre no es nada común.

En este caso hará falta tratamiento sintomático con antiinflamatorios y realizar una prueba de imagen para examinar si existen otras piedras.


Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba