/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */

Enfermedad de Peyronie


En esta guía vas a encontrar todas estas respuestas a la enfermedad de Peyronie o incurvación de pene.  Verás que mucho de lo que cuento es fruto de mi experiencia con más de 15 años atendiendo hombres con problemas de incurvación de pene.

A lo largo del texto te iré dejando links a los recursos que me parecen más interesantes o a posts que explican con más detalle un cierto aspecto de la enfermedad de Peyronie.

Si quieres saber más sobre mí, aquí tienes toda la info.

¿Qué vas a encontrar aquí? Aquí te hablaré de…

  •  ¿Qué es la enfermedad de Peyronie?
  • ¿Por qué se produce?
  • ¿Es muy común?
  • ¿Qué fases tiene la enfermedad de Peyronie?
  • Las alteraciones se puede producir?
  • ¿Qué pruebas me tienen que hacer?
  • Tratamiento.

Obviamente no hace falta que te lo leas todo. Algunas partes son un poco rollo, otras un poco técnicas. Al final, lo que pretendo es que en un solo documento puedas tener una visión panorámica del Peyronie, y encontrar la info que creo que te puede interesar. Empecemos por el principio… pero como te digo, puedes saltar a cualquier parte del texto que te interese.

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

La enfermedad de Peyronie se describió inicialmente por François Gigot de La Peyronie, el cirujano del Rey Sol, Luís XIV de Francia. La llamó induratio penis plástica. El Peyronie es una cicatriz en los cuerpos cavernosos del pene. Esa es la esencia. No la curva. La parte fundamental del Peyronie es la fibrosis en el pene, que es lo que puede producir el resto de síntomas y problemas.

A continuación, te daré las claves que explican esa cicatriz.

¿Por qué se produce la fibrosis de pene?

Nadie lo saber a ciencia cierta. Tradicionalmente se pensaba que era en respuesta a algunos fármacos, pero eso ahora parece solo una explicación marginal.  Hoy en día se considera que el Peyronie es una enfermedad que se caracteriza por una cicatriz en el pene. Esa cicatriz se produce como consecuencia de una inflamación excesiva, que lo que hace es generar colágeno. Ese colágeno produce una placa (muchos hombres explican un bultito doloroso en el pene), que es la lesión característica del Peyronie.

Pero ¿por qué se produce esa cicatrización?

Pues parece que es en respuesta a pequeños traumatismos, especialmente durante el coito. Sin embargo, ¿por qué aparece en algunos hombres y en otros no? Se piensa que existe un componente genético muy importante. Es decir, ante el mismo traumatismo, algunos hombres con una cierta genética tienen más tendencia a desarrollar enfermedad de Peyronie, y otros no. Esa idea también se apoya en que existen familias donde el Peyronie es más común, junto con otras enfermedades “fibrosantes”, como la fibrosis de la palma de la mano (Enfermedad de DuPuytren https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28676223) o de la planta del pie.

Enfermedad de Peyronie: Genética y traumatismo.

En resumen, parece que existe un componente genético y, en ocasiones, existirá un traumatismo de pene que lo desencadena. En ese sentido, es posible que leas o escuches que la fractura de pene puede desencadenar Peyronie. Hace un tiempo publiqué un artículo (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28753754) sobre ello en el que vimos que solo el 5% de hombres con fractura de pene desarrolla Peyronie.

A continuación, te explicaré si el Peyronie es muy común y por eso entenderás que el traumatismo dispara la fibrosis del pene, pero en mi opinión no es habitual que la produzca en personas que no están predispuestas.

¿Es muy común la enfermedad de Peyronie?

Si. Uno de cada 20 hombres tiene fibrosis de pene. Eso lo sabemos de estudios realizados en personas (no en hombres que vienen al hospital). En un estudio que se hizo en Alemania se vio que el 6% de hombres tiene una fibrosis en el pene, y que aproximadamente la mitad presentan incurvación peneana.

Parece que el Peyronie es más común a medida que envejecemos. También existen algunos datos que apuntan a que algunas enfermedades, como la diabetes o el déficit de testosterona, puede favorecer su aparición. De todas maneras, existen datos controvertidos sobre los factores de riesgo y el Peyronie.

Lo que sí parece muy claro es que, a más edad, más riesgo. Además, también existe consenso en que las familias con más fibrosis palmar (Enfermedad de DuPuytren) tienen más riesgo de tener Peyonie, y viceversa. Ese dato confirmaría el concepto de que DuPuytren y Peyronie son la misma enfermedad en dos áreas diferentes de nuestra anatomía, y de que ambas tienen un fuerte componente genético.

¿Qué fases tiene la enfermedad de Peyronie?

El Peyronie tiene dos fases. Fase activa y fase estable. No todos los hombres tienen las dos fases, pero es lo más común. Es importante distinguirlas por dos motivos:

  1. Porque en fase activa se puede intentar modificar la cicatriz para que las alteraciones que se producen sean menos intensas.
  2. Porque en fase activa no se puede operar.
  3. Porque en fase estable algunos tratamientos no funcionan.

Por lo tanto, si crees que tienes Peyronie, tienes que tratar de saber si estás estable o activo. En general, la fase activa dura 12 meses, aunque algunos hombres jamás notan dolor. Otros hombres en fase activa tienen dolor crónico, un 10% aproximadamente, y eso podría traducir que esa placa de fibrosis de Peyronie sigue estando activa durante largo tiempo.

¿Peyronie dos veces?

Una pregunta que me hacen los hombres con incurvación de pene es si el Peyronie puede volver a repetirse. Si podría volver a tener otro brote en el futuro. No recuerdo haber visto nunca a un hombre con varios episodios de Peyronie. En general, se considera que el Peyronie es algo que solo ocurre una vez en la vida. Por lo tanto, si lo solucionamos, lo común es que sea para siempre. De la misma manera, si alguien alcanza la fase estable y no tiene muchos problemas o síntomas, es común que esa situación no empeore.

Peryonie: Fase activa.

  1. Dolor a veces en reposo, en erección o con el coito.
  2. Aparición de síntomas.
  3. Empeoramiento de la incurvación.
  4. Un 10% de hombres presenta desincurvación de manera espontánea.
  5. Es el momento en el que algunos tratamientos son más eficaces.
  6. No están prohibidas las relaciones sexuales.

Peyronie: Fase estable.

  1. No hay dolor.
  2. Los síntomas (incurvación, problemas de erección, acortamiento, etc…) no cambian.
  3. Es el momento de plantear cirugía si es necesario.
  4. Algunos tratamientos menos invasivos no funcionan en esta fase.

¿Qué alteraciones se puede producir la enfermedad de Peyronie?

El Peyronie es una enfermedad que se asocia a la incurvación, pero puede producir otros muchos síntomas, que te explico a continuación. En función de los síntomas y la fase de la enfermedad se pueden asociar distintos tratamientos.

Dolor

El dolor en la enfermedad de Peyronie aparece en la fase activa. En general, el dolor suele prolongarse durante aproximadamente 6-12 meses. La mayoría de los hombres notan dolor, aunque no todos. Del total, por el contrario, aproximadamente un 10% de hombres con Peyronie tendrán dolor crónico durante más de 1 año. Eso podría indicar que la plaza sigue siendo activa a largo plazo. Finalmente, hay que destacar que el dolor es en general leve y bien tolerado. Suele ser suficiente con antiinflamatorios de uso común para eliminarlo.

Por otro lado, el dolor nos marca la actividad de la enfermedad. Si hay dolor en reposo significa que la inflamación es muy activa, mientras que, si el dolor solo aparece tras el coito, significa posiblemente que estamos al final de la fase activa de la enfermedad.

Dolor y problemas de erección.

El dolor en general, y el dolor en el pene en particular, pueden producir que las erecciones no sean tan rígidas. Es normal: si cada vez que tengo una erección, aparece dolor, es fácil que mi mente asocie deseo con dolor y la erección empeore. Además, el dolor genera activación del sistema simpático, cerrándose las arterias del cuerpo -y más las del pene- disparando adrenalina.

Todo eso hace que el dolor empeore la erección. Pero existen opciones para mejorar el dolor en fase activa, como por ejemplo las ondas de choque. Te hablaré de ellas más tarde, pero te quiero comentar que además del dolor también mejora la rigidez de la erección.

Incurvación de pene.

La incurvación de pene es el síntoma más característico de la enfermedad de Peyronie. Oscila desde inclinaciones leves hasta curvas muy acentuadas (yo he tratado curvas de hasta 120º). La gravedad de la curva está relacionada con las dificultades en el sexo, por regla general.

Está claro que con curvas de más de 60º la penetración se vuelve muy complicada, pero existen hombres con curvas leves con alteraciones importantes en el momento del coito. Por otro lado, es importante evaluar también a la pareja: hay parejas que con curvas leves ya tienen dolor durante el sexo, y otras que incluso con curvas grandes se las apañan. Depende de cada pareja.

Kelami, sí o sí.

En cualquier caso, es imprescindible un test de Kelami (las fotografías del pene en erección máxima) para evaluar la incurvación. La incurvación se puede mejorar tanto en fase activa como estable. Además, existen diversas alternativas quirúrgicas para enderezar la curva. Te hablaré de ello más tarde.

Acortamiento de pene.

El acortamiento de pene es sin duda uno de los síntomas que más preocupan a los hombres con Peyronie. Desafortunadamente, el Peyronie acorta el pene, de manera directamente proporcional a la intensidad de la curva. Es trigonometría simple: si hay más curva significa que un lado es mucho más corto que el otro. Si la curva es menor, la diferencia entre el lado largo y el lado corto de la curva es también menor.

En general, la mayoría de los urólogos nos encogemos de hombros cuando un hombre con Peyronie nos dice esto. “El Peyronie acorta el pene” respondemos casi robóticamente. Y está claro que es así, pero debemos tener en cuenta que el tamaño del pene es algo poco menos que capital para la mayoría de los hombres, y existen opciones para alargarlo.

Como mínimo, es un tema importante para tener en cuenta, porque existen opciones. El acortamiento se puede mejorar, tanto en fase activa como estable, como mediante cirugía.

Disfunción eréctil.

La erección empeora con el Peyronie. Hay muchos estudios que lo dejan claro. Puede ser que sea por el acodamiento de las arterias peneanas, por inflamación local, por el dolor, o por causas “psicológicas”… o por la suma de todas. En cualquier caso, la erección empeora. En fase activa los problemas de erección pueden ser transitorios, asociados al dolor o a tema psicológico.

Si los problemas persisten en fase estable y descartamos alteraciones emocionales, etc… este suele ser un problema grave. Te pongo un ejemplo que utilizo mucho: “si el pene está torcido es como si después de un accidente de coche, la chapa del coche está abollonada.

Si el motor funciona, arreglar la chapa puede ser más o menos fácil, pero el resto del coche va bien. Cuando después del accidente el motor no funciona bien, arreglar la chapa no es suficiente.”

Cuestionarios validados.

Para evaluar la erección utilizo siempre un cuestionario validado, para poder ver la evolución de la erección a lo largo de la enfermedad y durante la administración del tratamiento. En este link te dejo un cuestionario que validé hace un tiempo, que es una sola pregunta con cinco respuestas y es muy sencillo de usar (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21091886).

Podemos mejorar la erección tanto en fase activa como en fase estable. Algunas opciones quirúrgicas también se pueden usar para mejorar la rigidez. Te las explicaré en el apartado de tratamiento.

Alteraciones estéticas.

El Peyronie y la fibrosis pueden producir hendiduras, pliegues o la llamada deformidad en reloj de arena. A pesar de que no suelen ser importantes ni funcionales, a muchos hombres si les genera mucho rechazo.

Desafortunadamente, el problema es que estas deformidades estéticas no tienen ningún tratamiento específico. Por otro lado, en casos muy graves de deformidad en reloj de arena que pueden producir un pene inestable, el único tratamiento es el implante de prótesis de pene.

En casos menos graves, cuando el defecto o la alteración es mínimo, el únic recurso son infiltraciones de fillers, como el ácido hialurónico, grasa autóloga, etc…

Problemas psicológicos.

El Peyronie afecta claramente a una parte muy central de nuestra hombría. Y eso hace que nos sintamos inseguros. Y es muy probable que eso haga que ni nuestra sexualidad ni nuestra confianza atraviesen su mejor momento. Eso puede repercutir en que evitemos conocer a potenciales parejas, en que evitemos el sexo con nuestra pareja.

En mi experiencia, los problemas de confianza en uno mismo no siempre están en relación con la intensidad de la curva o la magnitud del acordamiento de pene… Muchos hombres con alteraciones leves por la Enfermedad de Peyronie sufren mucho estrés, mientras que otros con alteraciones mucho más graves las llevan mejor.

La enfermedad de Peyronie afecta mucho a mucha gente.

Al final, no pretendo establecer una normal, sino sencillamente exponerte que es común que, si tienes Peyronie, eso afecte a cómo te sientes y a tu sexualidad. En casos donde la alteración emocional es relevante, mi consejo es comentarlo con un experto en sexología.

¿Qué pruebas me tienen que hacer?

Esa es una pregunta fácil. Es IM-PRES-CIN-DI-BLE una foto del pene en máxima erección desde varias perspectivas para que pueda entender cómo es la incurvación. Sin eso no podemos seguir adelante. En este caso el análisis de sangre es irrelevante. Algunos grupos defienden la ecografía de pene, que puede aportar datos (presencia de calcificaciones, problemas vasculares, afectación de tabique intercavernoso).

En mi opinión, y sin ser tajante, aunque admito que aporta información, es muy pocos casos va a definir o cambiar el tratamiento que planteo. Otros tipos de pruebas (resonancia, gammagrafía) son posibles, pero aportan poca información.

Resumiendo, una historia clínica minuciosa, unas fotografías (se llama test de Kelami, técnicamente) del pene en erección máxima, si es posible desde varias perspectivas; y una ecografía Doppler son todo lo necesario para tomar decisiones.

Tratamiento del Peyronie

Tratamiento ni invasivo.

El tratamiento de la enfermedad de Peyronie es multimodal. No existe el “uno para todos”. Ningún tratamiento es mágico, por lo que en general será necesario que asociemos varios tratamientos para combatir los síntomas. ¿Qué tratamientos? Depende de los síntomas y de la fase de la enfermedad.

A continuación, te explico los tratamientos de que disponemos y que en mi opinión tienen más aval científico, intentando ser claro a la hora de definir para qué síntoma o problema son más útiles. Combinarlos no es siempre fácil, por lo que esta guía no pretende ser dogmática, sino meramente orientativa.

Elegir… depende de tí.

Elegir un tratamiento o combinación de tratamientos es una elección que tienes que tomar tú mismo, teniendo en cuenta qué te ocurre, cómo te afecta y qué quieres mejorar. Con la ayuda de tu urólogo, claro.

Extensor de pene.

Aunque es sorprendente, la terapia de tracción de pene es una herramienta fundamental para el tratamiento del Peyronie, especialmente a la hora de contrarestar el acortamiento y la incurvación. Por lo tanto, el problema es que el tratamiento debe usarse como mínimo 2 horas al día durante 14 semanas, por lo que la adherencia al tratamiento es baja.

Sin embargo, los hombres que usan el extensor de pene mejoran de media unos 15º la incurvación y unos 2cm la longitud del pene. Por lo tanto, en general, para mí es un must a la hora de diseñar el tratamiento del Peyronie en la mayoría de casos.

Iontoforesis.

La administración de fármacos usando iontoforesis es una de las mejores alternativas para tratar la incurvación. Es un procedimiento que se realiza en la consulta -sin necesidad de quirófano ni de anestesia- a lo largo de como mínimo 12 sesiones. Se suele administrar verapamil y dexametasona, que son tratamiento con aval científico a la hora de mejorar la curva. La iontoforesis con verapamil permite mejorar la curva de media unos 20º.

Ondas de choque.

En fase aguda, nos permite tratar dolor, y además mejora la erección. Existen estudios que apuntan a que podría mejorar también el tamaño de la placa (y la curva). Se realiza también en la consulta sin necesidad de anestesia, durante unas 8-12 sesiones. Es el tratamiento de base en fase activa y cuando existen problemas de erección.

Colagenasa (Xiapex/Xiaflex):

la colagenasa ha sido durante años el tratamiento de elección de la incurvación de la enfermedad de Peyronie. Desafortundamente, debido a criterios puramente económicos fuera del estado, este producto ha sido retirado, y no puede encontrarse fuera de Estados Unidos.

Tratamiento vía oral:

se ha ensayado el uso de varios medicamentos vía oral para el tratamiento de la enfermedad Peyronie. Aunque está muy extendido y la mayoría de los medicamentos que se usan tienen muy pocos efectos secundarios, en mi opinión tienen muy poca eficacia. Si te interesa este tema o quieres más info, te dejo este link https://uroweb.org/guideline/male-sexual-dysfunction/

Tratamiento con cirugía.

Para empezar, la cirugía de la enfermedad de Peyronie es muy eficaz pero es la última línea de tratamiento, cuando el resto no han funcionado. Pero, ¿por qué no planteamos cirugía desde el principio? Pues porque la cirugía tiene varios efectos secundarios que la mayoría de hombres quieren evitar. Te lo iré contando en los próximos puntos…

En primer lugar, te voy a comentar la cirugía que es razonable cuando existe curva o acortamiento, pero la erección es buena. Después, te explicaré la cirugía indicada en casos donde existen problemas de erección.

Cirugía, solo en fase estable.

En general, se puede elegir cirugía solo en fase estable, para cualquier tipo de curva y para cualquier hombre. Existen tres variantes fundamentales de la cirugía que te voy a explicar en detalle, y un alternativa -minoritaria- pero que en mi opinión ofrece muy buenos resultados.

Resumiendo mucho: la cirugía parte de una base muy sencilla: cuando hay una curva, hay un lado largo y un lado corto. Para igualarlos y enderezar el pene, hace falta que igualemos los lados.

1.- Plicatura de pene.

En primer lugar, decirte que también puedes verla explicada como técnica de Nesbitt (que es el cirujano que la inventó). Se trata de acortar el lado corto del pene. Se dan unos puntos en el lado largo, que lo ha harán será acortarlo. El principal problema, como puedes adivinar, es que esta cirugía acorta el tamaño del pene aproximadamente 2-3 centímetros.

No te dejes engañar por algún “experto” que te diga que su técnica de plicatura no acorta. Sencillamente es imposible. Es trigonometría.

Te lo explico en este dibujo.

Por otro lado, es una técnica sencilla que no tiene otros efectos secundarios (el % de disfunción eréctil es mínimo). Algo que sí puede ocurrir es que se note los puntos que damos después de la cirugía. Actualmente se suele usar un material con lo que ese problema es menos común, pero podría ocurrir.

¿Quiénes son candidatos a esta cirugía? Hombres con curvas leves (45º o menos, o con disfunción eréctil leve o si la longitud del pene no es relevante para el paciente).

Finalmente, se trata de una cirugía ambulatoria que se realiza con anestesia local (yo recomiendo usar además sedación para más comodidad) e ingreso mínimo.

2.- Injerto (grafting).

Se trata de lo opuesto: alargar el lado corto. Es una cirugía mucho más compleja que la plicatura, puesto que implica seccionar el pene y la placa, estirarlo e injertar tejido para mantener el tejido separado.

Te lo muestro aquí.

Aquí el problema fundamental es que abrir el pene y manipularlo tanto quirúrgicamente tiene un impacto negativo sobre la erección. Uno de cada 4 hombres -con buena erección previa- tendrán problemas de erección después. No es poca cosa: arreglamos la chapa y nos cargamos el motor… Es una técnica segura, pero tiene que realizarla una persona con mucha experiencia, y en pacientes seleccionados.

Además, algunos estudios demuestran que el injerto puede contraerse con el tiempo, por lo que algunos pacientes explicar también acortamiento de pene. Ese es el motivo por lo que se suele recomendar extensor de pene tras la cirugía.

Los hombres que se pueden someter a este procedimiento son aquellos con buena erección previa, curva importante y en lo que la longitud del pene sea algo capital.

En otras palabras, no es una decisión sencilla. Lo sé. Es una de las decisiones más complejas en uroandrología el hecho de aconsejar a estos hombres, porque ambas cirugías tienes pros y contras. Siempre digo mis pacientes que es algo que no hay que decidir en 5 minutos, sino algo para meditar sin prisa y haber pensado todas las posibilidades de antemano.

Aquí el problema fundamental es que abrir el pene y manipularlo tanto quirúrgicamente tiene un impacto negativo sobre la erección. Uno de cada 4 hombres -con buena erección previa- tendrán problemas de erección después. No es poca cosa: arreglamos la chapa y nos cargamos el motor… Es una técnica segura, pero tiene que realizarla una persona con mucha experiencia, y en pacientes seleccionados.

Además, algunos estudios demuestran que el injerto puede contraerse con el tiempo, por lo que algunos pacientes explicar también acortamiento de pene. Ese es el motivo por lo que se suele recomendar extensor de pene tras la cirugía.

Los hombres que se pueden someter a este procedimiento son aquellos con buena erección previa, curva importante y en lo que la longitud del pene sea algo capital.

En otras palabras, no es una decisión sencilla. Lo sé. Es una de las decisiones más complejas en uroandrología el hecho de aconsejar a estos hombres, porque ambas cirugías tienes pros y contras. Siempre digo mis pacientes que es algo que no hay que decidir en 5 minutos, sino algo para meditar sin prisa y haber pensado todas las posibilidades de antemano.

3.- Grafting y prótesis maleable.

Por último, esta es la tercera vía que te comentaba antes. Se trata de seccionar el pene y traccionarlo para que recupere la longitud y tamaño original. Como último paso, para evitar los problemas de erección y la retracción, se puede implantar un tutor dentro del pene, que tiene ese doble efecto.

Esta modificación técnica es más agresiva que las dos anteriores pero neutraliza los problemas de erección y el acortamiento, mediante el implante de una prótesis de pene maleable muy fina. Como contrapartida, la principal desventaja es que dejamos material protésico que el hombre puede notar, u que ese material comporta un riesgo de infección (alrededor del 2%).

Como resumen, hasta aquí son las opciones de cirugía cuando la erección es correcta. Por otro lado, cuando no lo es y existe disfunción eréctil, la mejor -y única alternativa- es el implante de una prótesis de pene. De manera muy habitual, incluso en curvas muy intensas, el implante de una prótesis hinchable permite mejorar la erección y la incurvación. Te dejo un link para saber más sobre prótesis https://www.vigora.clinic/protesis-de-pene-todo-lo-que-quieres-saber-n-613-es

En fin…

Espero que el post te haya sido útil. Si quieres saber más sobre mí, haz click aquí.

En caso de que tuvieras alguna duda, te podemos atender vía chat, llamada o videollamada, haciendo click en este enlace. Si quieres una visita conmigo o alguno de los otros profesionales de VIGORA, puedes encontrarnos aquí.

Si quieres más info sobre este tema, puedes ver nuestro vídeo sobre enfermedad de Peyronie o descargar nuestra guía.

Y finalmente, si quieres estar al día en uroandrología, men´s health y urología, síguenos en Twitter, Facebook o Youtube.

¡Muchas gracias!