EL SÍNDROME DE DÉFICIT DE TESTOSTERONA Y EL SÍNDROME METABÓLICO

El Sindrome de déficit de testosterona o hipogonadismo es una patología con una prevalencia nada despreciable y en ocasiones infradiagnosticada. Consiste en la disminución de los niveles de testosterona con síntomas asociados. Están descritas múltiples causas de síndrome de déficit de testosterona en las que se puede ver alterado cualquier paso en la producción de dicha hormona (eje hipotalamo-hiposisario, testicular, suprarrenal). Por otro lado, es una enfermedad que aumenta con el paso de los años y que puede provocar distintos síntomas y alteraciones en el funcionamiento de otros órganos y sistemas. En este post, hablaremos de la relación del Síndrome de Déficit de Testosterona y el Síndrome metabólico. El Síndrome Metabólico es una enfermedad muy prevalente y se define como la presencia de: 

  • Obesidad central, es decir, un exceso de grasa en la zona abdominal.
  • Presión arterial alta de 130/85 mm.Hg. (milímetros de mercurio) o superior.
  • Intolerancia a la glucosa (elevación de glucosa en sangre) en ayunas nivel igual o superior a 150 mg./dl.
  • Niveles elevados de triglicéridos: más de 150 mg./dl. (miligramos por decilitro).
  • Niveles bajos de colesterol HDL (el colesterol “bueno”), definido como menos de 40 mg./dl. en los hombres.

El síndrome metabólico es un factor de riesgo relacionado con las enfermedades cardio-vasculares (p.ej. angina de pecho o infarto de miocardio). Además, se relaciona con la presencia del síndrome de déficit de testosterona que a su vez puede aumentar el mismo riesgo de enfermedades cardio-vasculares.

En conclusión, en pacientes con sospecha de síndrome metabólico puede ser necesario realizar un estudio hormonal con el fin de determinar los valores de testosterona en sangre. En caso de existir un Síndrome de Déficit de Testosterona, se deberá evaluar la presencia de síntomas concomitantes así como la idoneidad de un tratamiento sustitutivo con testosterona de forma individualizada.

Share This