Cómo saber si tengo disfunción eréctil.

Muchos hombres me preguntan por internet cómo saber si tengo disfunción eréctil.

Mi mejor respuesta es utilizar un cuestionario. No creo que exista una alternativa mejor. Lo que pasa es que los cuestionarios validados son, hablando en plata, un rollo.

Este post tiene dos partes.

En la primera te enseño un cuestionario con el que puedes saber cómo es tu erección. La segunda parte es mucho más técnica y te explico por qué se usan cuestionarios y cómo se construyen. Ya te digo que la segunda parte es un ladrillo, pero a algunas personas puede interesarle la parte técnica y cómo podemos estar seguros de que los cuestionarios reflejan (más o menos) la relidad.

Cuál es la manera más fácil de saber si tienes disfunción eréctil: erection hardness scale.

Es un cuestionario de una sola pregunta con 5 respuestas. Lo validé hace unos años y te permite saber con muy poco error si tienes problemas de erección (cualquier respuesta no 4) y el grado de disfunción eréctil.

¿Cuál es la pregunta? ¿Cómo es la rigidez de la erección durante el último mes?

El pene aumenta de tamaño pero no llega a tener erección: disfunción eréctil grave.

El pene llega a tener una erección pero no llega a ser suficientemente rígida para penetrar: disfunción eréctil moderada.

El pene está suficientemente rígido para penetrar pero no alcanza a tener una erección normal: disfunción eréctil leve.

El pene está plenamente rígido: función eréctil normal.

Mi consejo es que, cuando pienses en tus erecciones durante el último mes, consideres las mejores, no las peores. Lo que queremos explorar con el cuestionario es tu función eréctil orgánica (digamos que la potencia de tu pene en condiciones óptimas) no tu función eréctil a secas, que puede ser mejor o peor en función de la situación.

Cuando aprecies que tu erección fluctúa mucho, es posible que se trate de disfunción eréctil psicológica. Se puede producir por nervios o por otros problemas. Por otro lado, te dejo un link por si quieres saber cuál es el tratamiento más adecuado en función de tu grado de disfunción eréctil.

Qué es un cuestionario validado para la disfunción eréctil.

Un cuestionario es una serie de preguntar estandarizadas. Una manera de preguntar o recoger datos sobre un tema en el que el método es siempre el mismo. Se llaman validados porque, antes de usarlos en población de estudio, se validan.

¿Qué significa validar un cuestionario?

Pues significa, en primer lugar, habitualmente reunir a una serie de expertos en un campo para determinar las preguntas a hacer o datos a recoger. Después se hace un análisis lingüístico, que básicamente es comprobar que la gente entiende lo que estás preguntando. Posteriormente se realiza una prueba de solidez, para ver si una persona contesta lo mismo a la misma pregunta pasado un cierto tiempo (te sorprendería ver la gente que cambia las respuestas).

Si es posible, se intenta siempre usar un cuestionario previo o algún dato objetivo para tener un «ancla» con la realidad de la disfunción eréctil, con algo que ya se usa y sabemos que aporta resultados fiables. Validar un cuestionario es un trabajo muy académico y muy necesario (aunque no es el trabajo más sexy del mundo, te lo digo por experiencia).

¿Por qué es importante la validación?

Te pongo un ejemplo en el campo de la sexualidad. Los cuestionarios se empezaron a usar en disfunción eréctil al aparecer sildenafil. Como sildenafil es un fármaco que fue descubierto en un laboratorio farmacéutico con un background cultural occidental, una de las preguntas razonables que hacía el primer cuestionario sobre la disfunción eréctil incluía el término «pareja». En algunas culturas o idiomas, ese concepto no existe. No existen las «parejas» del mundo occidental. O es tu «esposa» o no lo es, pero no existe otra variante. Eso hace que las traducciones literales en otras culturas o países puedan no siginificar lo mismo exactamente, y por lo tanto arrojan información inválida.

Otro ejemplo más: la definición de disfunción eréctil se resume en «incapacidad para tener una erección suficiente para tener una relación sexual satisfactoria«. ¿Crees que «suficiente» y «satisfactoria» significan lo mismo e implican el mismo grado de perfección en todas las culturas? ¿En Japón y en España? ¿En Canadá y en Senegal?

Está claro que estos matices son importantes a la hora que el número que sale de un cuestionario refleje la realidad de la manera más veraz posible.

¿Qué resultados nos da un cuestionario validado?

Es muy variable, pero en general el resultado es un número.

En el caso de la erección, lo que obtenemos es un número que refleja la intensidad de los problemas de erección. Mucha gente dice -y estoy de acuerdo- que un número no puede reflejar el sexo. La idea es trocear en sexo en el mayor número de componentes posibles para estudiarlos y numerizarlos todos, para así tener un cuadro general lo más exacto posible.

Muchos cuestionarios arrojan resultados del tipo disfunción eréctil sí – disfunción eréctil no. Aún más interesantes son aquellos cuestionarios para la disfunción eréctil cuyos resultados nos dan una escala de grises del tipo disfunción eréctil no – disfunción eréctil leve – disfunción eréctil moderada – disfunción eréctil severa, puesto que reflejan mejor la realidad.

A veces el cuestionario da sencillamente un número que tiene distintos puntos de corte. Se considera que así se pierden menos información, aunque también es un poco menos intuitiva de interpretar.

En cualquier caso, como creo que estás viendo, estos de los cuestionarios tiene mucha miga.

¿Qué cuestionarios se usan para «medir» la disfunción eréctil?

Hay literalmente toneladas de ellos, y yo te voy a explicar los más importantes para mí, y los que yo utilizo.

El cuestionario clásico es es Internation Index of Erectile Function (acrónimo IIEF), que son 17 preguntas que exploran de manera más o menos amplia la erección, el deseo y la actividad sexual. El problema es que son demasiadas preguntas y sobre temas diferentes, por lo que solo se usa en ámbito experimental.

A partir del anterior se creó el IIEF-5, que es una selección de las 5 preguntas más importantes del IIEF. Opino que sigue siendo muy largo, y que algunas preguntas aportan poco. Otro de los puntos débiles es que sus respuestas siguen la estructura de la escala de likert (todo, mucho, bastante, algo, casi nada, nada) que es intuitiva pero a veces aburrida de contestar. La gente a veces tienen a elegir respuestas medias porque les da la sensación de que los extremos son malos.

El cuestionario SEP (Sexual Encounter Profile) es un cuestionario de 5 preguntas si-no. Tiene la ventaja de que es sencillo y rápido. Mezcla erección y satisfacción, pero creo que algunas de sus preguntas son muy útiles.

Finalmente, el Erection Hardness Score (EHS) . Aunque se le critica que es grosero en la medición, se trata de un cuestionario de una solo pregunta con 5 respuestas posibles, y que está armonizado con el IIEF-5 y validado al español.

Mi anamnesis siempre incluye el EHS, SEP 3 e IIEF-12.

Dr Eduard García Cruz

Bueno, todo esto que te cuento está muy bien (un poco un rollo, ¿no?), pero…

¿Para qué sirve un cuestionario validado para mediar la erección?

  • Porque el sexo es una actividad compleja que es difícil de medir en su conjunto.
  • Por lo tanto, tratamos de medir y numerizar cada una de sus partes.
  • Los cuestionarios son baratos y se pueden simplificar.
  • Porque la gente tiende a olvidar cómo estaban hace 6 meses, y el cuestionario nos da una «ancla» con un instrumento validado.
  • Además, a muchos hombres les cuesta hablar sobre sexo, y les parece más sencillo contestar un cuestionario.
  • Lo mismo pasa con los sanitarios… un cuestionario nos parece a veces menos invasivo que preguntarle a alguien sobre su vida sexual.
  • Porque aunque imperfecta, nos permite comparar eficacias de tratamientos.

Last but not least…

Todos los cuestionarios sobre disfunción eréctil que conozco se han validado sobre población heterosexual. No me parece mal porque es la mayoritaria (80% aproximadamente). Sin embargo, me parece personalmente muy poco afortunado que no se haya hecho el esfuerzo académico o desde el sector farma de validar un cuestionario para población homosexual o bisexual.

No solo porque es discriminatorio, sino porque eso nos impide a los investigadores el hecho de incluir pacientes homosexuales en ensayos clínicos. Y eso impide a esas personas acceder a los ensayos clínicos y los tratamientos más novedosos. El motivo (o la excusa, depende de cómo quieras verlo) es que en esa población no existe ningún instrumento validado para medir la función eréctil.

Resumen

Un cuestionario para la disfunción eréctil es la mejor manera, aunque imperfecta, de analizar la sexualidad en general y la función eréctil en particular. Siendo un tema un poco bronco, son vitales a la hora de obtener datos robustos y veraces sobre los hombres a los que queremos ayudar.

Eduardo García Cruz - Doctoralia.es Ir arriba