¿Qué es la disfunción eréctil psicológica?

La disfunción eréctil psicológica es muy común, especialmente en gente joven. En este post te hablo de las causas, de cómo diagnosticarla y del tratamiento.

Disfunción eréctil psicológica.

No obstante la disfunción eréctil psicógena o psicológica también existe y hoy os vamos a contar un poco sobre ella. 

La disfunción eréctil psicológica es relativamente sencilla de diagnosticar, pero bastante más compleja de explicar. Si te descargas la guía sobre disfunción eréctil, en ella te explico los mecanismos de la erección y los motivos por los que puede fallar.

Nadie saber a ciencia cierta qué porcentaje de hombres con disfunción eréctil tienen una base psicológica. En hombres jóvenes es más común que en hombres mayores. Desde luego, la disfunción de esta causa es el principal motivo de problemas de erección en menores de 50 años.

Además, todo hombre con una disfunción eréctil, de la causa que sea, desarrolla un cierto componente psicológico de estrés, de falta de confianza, incluso de evitación, con las relaciones sexuales. Por eso, en mi opinión, un hombre con problemas de erección orgánicos de un cierto tiempo de evolución tienen también, casi siempre, un cierto componente psicológico.

Causas de disfunción eréctil psicológica:

Yo no soy psicólogo, por lo que alguno de los términos que uso tal vez no sean técnicos o completamente acertados, per te voy a contar las principales causas de problemas de erección psicológica después de más de 15 años de atender hombres:

  1. Stress laboral. Si tienes mucho estrés en el trabajo y estás muy preocupado por ello, eso puede afectar a tu erección.
  2. Pérdida de foco. Es cuando estás pendiente de otra cosa en lugar de estar por tu pareja. Cuando tienes niños en casa, cuando estás esperando un mail o una llamada importantes. Aunque parezca mentira, eso puede hacer que la erección no sea correcta.
  3. Ansiedad anticipatoria: no voy a poder, no voy a poder, no voy a poder… Y, al final, no puedes.
  4. Autoobservación: cuando tienes problemas de erección y estás más pendiente de tu pene que de tu pareja, pierdes el foco (punto 2), y eso hace que puedas perder la erección.
  5. Problemas de pareja.
  6. Problemas sexuales. Si yo tengo una eyaculación precoz que me tiene comida la moral, y me hace sentirme inseguro, es fácil que eso afecte a mi erección.
  7. Disminución del deseo sexual: si yo no tengo deseo, no tendré erección. La falta de deseo puede ser por cualquier cosa (problemas de pareja, stress laboral, falta de hormonas).
  8. Falta de tiempo: el tiempo libre está muy relacionado con la sexualidad. La gente muy ocupada tiene en general menos deseo sexual, y por tanto menos erección.
  9. Adrenergic guys: este motivo es más difícil de explicar, y un poco técnico. Como no encuentro un término adecuado en español, te pongo uno que le escuché a un americano en un congreso: adrenergic guy. Se trata de aquellos hombres ansiosos, nerviosos, hiperreactivos. El estado adrenérgico de nervios puede producir vasoconstricción de la arteria penena y que, aunque estemos muy excitado, no tengamos erección.
  10. Estar muy preocupado por algo. Si yo estoy preocupado, ansioso, estresado… eso hará que mi erección sea peor. Este punto está a medio camino entre el 1 y el 9. Los stressores labores son fáciles de entender, pero a veces el estresor puede ser nuestra pareja. Te pongo un ejemplo: quieres “quedar bien” con una mujer (u hombre) que te gusta mucho, que te excita terriblemente. No puedes fallar. Hoy tienes que darlo todo… ¿ves donde te lleva todo esto? El hecho de ponerte presión puede ser tu peor enemigo.

Como ves, en toda esta lista hay muchos problemas de la vida real, y algunos psicológicos. Por eso a mí particularmente no me encanta la etiqueta de “psicológica” porque da la sensación de que el problema es psíquico. Yo prefiero, que me perdonen los psicólogos, llamarla disfunción eréctil contextual o emocional.

¿Cómo se diagnostica?

¿Tienes buenas erecciones sin medicación en alguna situación? ¿Si o no?

Si es que sí, si tienes buenas erecciones en alguna situación, el problema no es orgánico. Aunque parezca así de simple, muchas veces no lo es. En cualquier caso, creo que te he transmitido la idea, ¿si?

Por eso es común que los hombres con problemas de erección psicológicos:

  1. Puedan masturbarse.
  2. Tengan buenas erecciones a veces.
  3. Presenten una respuesta sexual errática: a veces buena, a veces mala.
  4. Puedan tener buenas erecciones con otras parejas sexuales.

A continuación te dejo una tabla con los criterios diagnósticos operativos que se suelen usar para saber si un problema de erección es psicológico o no.

OrgánicaPsicológica
Edadmás de 50menos de 50
¿Inicio brusco?no, progresivosi
¿Evolución?empeoramiento lentoevolución rápida y fluctuante
¿Tenías otros problemas sexuales antes de tener disfunción eréctil?en general, noes posible
¿Tienes factores de riesgo vascular?en general, sies posible
¿Tu erección dura más de 5 minutos?noes posible
¿Tienes buenas erecciones en alguna situaciónNOSI

Si crees que tienes un problema psicológico, buenas noticias. ¿Por qué? Pues porque los problemas orgánicos se “curan” en un 40% de las veces, mientras que los psicológicos en más del 90% de ocasiones. Créeme, a ningún hombre le hace gracia tener un problema de este tipo, pero si es psicológico, se puede curar.

Tratamiento de la disfunción eréctil psicológica.

¿Y cómo se cura?

Pues identificando qué te ocurre. Qué mecanismo psicológico interfiere en la respuesta sexual normal y hace que tu erección no sea suficiente. Obviamente no es fácil de lograr a la primera, pero los psicólogos dicen que más del 90% de hombres con problemas psicológicos se pueden curar en 6 sesiones o menos.

Por otra parte, opino, contra algunos compañeros psicólogos, que los medicamentos son muy útiles en este escenario. Me parecen un empujón inicial que te hará mejorar y que hará que el resto de pasos te sean más fáciles, Esto, obviamente, tiene que ir siempre de la mano del tratamiento psicológico que estés haciendo.

En mi caso, con la psicóloga con la que trabajo, personalizamos y comentamos caso a caso para ver si es necesario y razonable usar fármacos para acelerar la curación.

¿Y tu pareja?

Pues tu pareja es como cuando vas a una pelea y te llevas a Floyd Mayweather (campeón del mundo de boxeo imbatido en varias categorías 50 victorias – 0 derrotas, para quien no le gusten los deportes de contacto). SIEMPRE-SIEMPRE-SIEMPE mete a tu pareja en el ajo.

Algunos hombres me preguntan “¿le digo a mi mujer que estoy aquí?”

¡Por supuesto! Díselo.

Y te doy varios motivos:

  1. Primero de todo. Ella ya lo sabe. ¿Te crees que no lo ha notado?
  2. Ella sabe que pasa algo, pero no sabe lo que es. ¿Qué pensarías tú si tu pareja deja de tener sexo contigo? Pienses lo que pienses, ella puede estar pensando lo mismo.
  3. A tí y a mi nos han educado como a hombres. Y los hombres no tenemos estas cosas. Y los hombres no pedimos ayuda. Porque eso es de flojos… ¿verdad? Eso no es de hombres. Pero hay una gran diferencia entre la debilidad y la vulnerabilidad. Ser vulnerable es confiar en otra persona tanto como para explicarle qué te ocurre y buscar ayuda. Eso no es ser flojo. Eso es tener huevos y solucionar el problema por todos los medios. ¿Tú eres de los que quiere solucionar el problema o de los que quiere marear la perdiz? ¡De solucionar problemas! Eso sí es de hombres (y de mujeres también, ¿¡eh?!). Por eso hablar con tu pareja es como llevarte a Floyd Mayweather a una pelea.
  4. Por comodidad. Si le dices qué pasa, no tendrás que estar inventando excusas que ni tú te crees. “Me ocurre esto. Le estoy poniendo remedio. Vamos adelante” suena mucho mejor que las excusas que todos hemos puesto cuando no queríamos o no podíamos.
  5. En mi experiencia, las mujeres son mucho más perceptivas a la hora de entender qué está pasando a nivel psicológico o sexual. Es posible que si le pides ayuda, te ahorres el médico y el psicólogo. Ahora fuera de bromas, en general las mujeres suelen ser una grandísima ayuda a la hora de orientar qué pasa y a la hora de solucionarlo.

Seguramente me olvido de cosas. En cualquier caso, decírselo a tu mujer (o a tu marido -esta lista aplica igual de bien si tienes una pareja masculina-) es buena idea.

Espero haberte ayudado a entender un poquito qué es la disfunción eréctil psicológica y cómo solucionarla, con la ayuda del bueno de Floyd.

Si has llegado a este punto, creo que está claro que quieres mejorar los problemas de erección, ¿verdad?

Si es así, creo que puedo ayudarte. Porque llevo mucho tiempo dedicado a este tema: este es mi trabajo. Y por esto te digo desde ya dos cosas: que entiendo cómo te sientes y que puedes mejorar.

Haz click en este link y te explicaré cómo puedes mejorar.

Si lo prefieres, me puedes mandar un mail y me cuentas qué te ocurre.


4 comentarios en “¿Qué es la disfunción eréctil psicológica?”

  1. Pingback: VITAMINA D PARA LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL - VIGORA

  2. Pingback: DISFUNCIÓN ERÉCTIL TRATAMIENTO. - VIGORA

  3. Pingback: 11 CAUSAS DE (BAJO) DESEO SEXUAL MASCULINO - VIGORA

  4. Pingback: SILDENAFIL PARA LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL PSICOLÓGICA - VIGORA

Los comentarios están cerrados.

Share This
Ir arriba