Cómo solucionar la disfunción eréctil.

cómo solucionar la disfunción eréctil

Cómo se puede solucionar la disfunción eréctil.

Llevo en esto más de 15 años y te voy a explicar lo que he aprendido. Si me has leído otras veces, sabrás que no siempre soy de decirte lo que quieres escuchar, pero siempre soy de decirte lo que necesitas oír.

Paso 1 para solucionar el problema: identificar la causa.

Entender si el problema es mental o no. Esto es clave. Siempre digo que esta es la única pregunta que no puedo fallar.

Ya sé que mucho hombres tienen tendencia a pensar “esto de los problemas de coco es una mentira… a mí no me pasan estas cosas”. Y tal vez sea así. Pero piensa que por debajo de los 50 años la gran mayoría de problemas de erección son causados por disfunción eréctil psicológica. En este post te dejo el papel de los pensamientos, las ideas las emociones y los “nervios” en la impotencia.

Posibilidad 1: causa mental.

En este situación puedes tener buenas erecciones a veces, mezcladas con otros días en los que no hay manera. También puede ser que tu erección funcione bien unos minutos, pero después se evapore. Es la causa más común en hombres de menos de 50 años. Los mecanismos mentales más comunes son:

  • Si estás más preocupado por el placer de tu pareja que por el tuyo.
  • Si tienes demasiadas preocupaciones (laborales, de dinero, familiares, sexuales) que te distraen y hacen que tengas menos deseo sexual.
  • En el caso de que tu pareja te imponga.
  • Si hace tiempo que te has separado en el plano sexual de tu pareja.
  • Si sientes que no tienes mucha experiencia.
  • Cuando estás más preocupado por tu pene que por tu pareja.
  • Si no te atreves a pedir lo que quieres.
  • Al tener dudas de tu orientación sexual.
  • Si tienes algunos conceptos sobre sexo mal aprendidos.
  • Si ves demasiado porno.

Posibilidad 2: causa no mental.

La causa más común a partir de los 50 años. Suele caracterizarse por la presencia de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, tabaquismo, obesidad, colesterol, azúcar, etc…). En esta situación no tendrás buenas erecciones NUNCA en NINGUNA situación. Las causas más comunes son:

  • Problemas de las arterias (por hipertensión, colesterol, azúcar, obesidad o tabaquismo, por ejemplo).
  • Que los nervios no funcionen bien, como en hombres con lesiones medulares, diabetes o esclerosis múltiple, por ejemplo.
  • Si tienes una testosterona muy baja, eso puede producir menos deseo sexual y menos erección.
  • Cuando has tenido una enfermedad del pene grave, como la enfermedad de Peyronie o una fractura de pene.
  • Medicamentos: especialmente los medicamentos para la presión alta, para la ansiedad, depresión o esquizofrenia, y también las pastillas para la próstata. Si has empezado a tener problemas al empezar a usar un fármaco, piensa siempre en esta opción.
  • Problemas de próstata: tanto próstata benigna como cirugía o radioterapia de cáncer de próstata.
  • Enfermedades sistémicas inflamatorias, como la psoriasis, el síndrome metabólico, la insuficiencia renal, hepática, respiratoria o cardíaca.
  • Los problemas de suelo pélvico.

Paso 2 para solucionar el problema: hacer el estudio pertinente.

Y por pertinente me refiero al que toca. Ni más ni menos.

A día de hoy el único estudio razonable bajo mi punto de vista es la determinación de testosterona (T, SHBG, prolactina, LH) y una analítica general. La ecografía doppler me parece altamente sesgada y, en general, no te recomiendo emplearla a no ser que entiendas muy bien la información que aporta.

Una prueba que no tengo duda de que tendrá mucho futuro una vez que se digitalice es el teste de tumescencia peneana nocturna o Rigiscan. A día de hoy es incómodo, caro y poco accesible, pero conceptualmente aporta información útil al enfoque diagnóstico inicial cuando existen dudas de la causa del problema de erección.

Paso 3. ¿Cómo solucionar la disfunción eréctil? Con el tratamiento que toca. No solo mejorando la erección.

Aquí está el kit de la cuestión: ¿cómo solucionar la disfunción eréctil? Aplicando el tratamiento que toca cuando hemos hecho un buen diagnóstico. El camino más corto es el correcto, y por tanto cuando entiendes qué ocurre y ese problema tiene solución, el camino más corto es solucionarlo.

El camino más corto no es mejorar la erección con cualquier pastilla. Eso es un atajo, pero a la larga estarás dando vueltas y vueltas, muchas veces sin poder acceder a un tratamiento más adecuado para tí.

El tratamiento por defecto de los problemas de erección es la terapia sexual y los inhibidores de fosfodiesterasa-5. En el primer caso, es un tratamiento curativo, pero no así el segundo. A veces, solo con cambiar un antihipertensivo el problema de erección se evapora, aunque desafortunadamente la cosa no suele ser tan fácil.

A pesar de que tomar una pastilla es la opción fácil, no es el camino más corto. Porque el camino más corto en muchas ocasiones es solucionar el problema, y no depender de una pastilla para siempre cuando existe un problema que tiene solución.

Otros tratamientos que pueden eliminar el problema son el tratamiento con testosterona (si tienes una testosterona baja) y las ondas de choque de baja intensidad (cuando el problema es arterial). Posiblemente este 2021 veamos resultados de algunos estudios con plasma enriquecido con plaquetas y/o células madre. Pero a día de hoy, aunque muchos centros aplican estos tratamientos, no existe evidencia científica de que sirvan para nada.

Paso 4. ¿Y si no encontramos causas o tratando la causa no mejoramos?

Ahí es cuando nos encontramos en algunas situaciones como problemas orgánicos importantes de origen arterial o neurológico. En esa situación, es fácil que no exista una cura definitiva.

Y es donde aplicamos un tratamiento en escalera, lógicamente en función de los deseos y necesidades de cada hombre. Esa escalera incluye, en el primer escalón, fármacos vía oral (a demanda o diarios). Si este escalón falla, pasamos al tratamiento local con alprostadil. Y por último, a la cirugía de prótesis de pene.

En este post te he repasado los puntos que necesitas saber para entender cómo solucionar la disfunción eréctil. Créeme, no hay atajos. El camino más corto no es una pastilla. El camino más corto es entender qué ocurre y solucionarlo.

Si has llegado a este punto, creo que está claro que quieres mejorar los problemas de erección, ¿verdad?

Si es así, creo que puedo ayudarte. Porque llevo mucho tiempo dedicado a este tema: este es mi trabajo. Y por esto te digo desde ya dos cosas: que entiendo cómo te sientes y que puedes mejorar.

Haz click en este link y te explicaré cómo puedes mejorar.

Si lo prefieres, me puedes mandar un mail y me cuentas qué te ocurre.

Share This
Ir arriba