PRUE-ba

Las infecciones de transmisión sexual son motivo frecuente de consulta y preocupación en la población sexualmente activa. Sus agentes causantes son variables, desde virus como el herpes o el VIH, bacterias como la gonorrea o la clamidia, u hongos como la Candida. Obviamente, no se pueden meter todas en el mismo saco, ya que ni la aparición, ni los síntomas, ni el tratamiento o el pronóstico son equiparables entre sí. En el post de hoy nos dedicaremos a repasar la candidasis genital o balanitis por candida. La afectación por este hongo, cuyo subtipo más habitual es Candida albicans, suele traducirse como una inflamación infecciosa del glande (balanitis) y/o la mucosa del prepucio (postitis). Esto ocurre cuando se producen situaciones que favorecen el crecimiento del mismo, que habitualmente se encuentra ya en nuestro organismo: la falta o el exceso de higiene, la dificultad para retraer el prepucio, los estados de disminución de defensas (diabetes, toma de corticoides, infección por VIH…) o la toma en días previos de antibióticos.

CÓMO INDENTIFICAR UNA BALANITIS POR CANDIDA

El aspecto de la balanitis candidiásica es bastante peculiar con lo que se suele identificar fácilmente, aunque en ocasiones puede mimetizar otras lesiones que habrá que tener en cuenta (otras balanitis o lesiones precancerosas). El patrón habitual de la infección por Candida es un piqueteado rojizo que puede acompañarse de inflamación del prepucio y dolor. Si su identificación no queda clara se pueden tomar muestras para cultivo. De lo contrario se procederá a su tratamiento, que se basa en la aplicación de una crema antifúngica (clotrimazol o miconazol), dos o tres veces al día durante unos 10-14 días.

“EL PATRÓN HABITUAL DE LA INFECCIÓN O BALANITIS POR CANDIDA ES UN PIQUETEADO ROJIZO QUE PUEDE ACOMPAÑARSE DE INFLAMACIÓN DEL PREPUCIO Y DOLOR”

Dr. Eduardo García-CruzComo medida general y para evitar contagios, se deberá evitar mantener relaciones sexuales durante el estado de infección. Los preservativos pueden no ser eficaces por posibilidad de rotura si entran en contacto con la crema. La pareja debería de evaluar su posible colonización o infección por Candida y tratarse si fuera necesario.
En los casos en los que la balanitis aparece con cierta frecuencia, la postectomía o circuncisión puede ser un tratamiento preventivo. Si presentas alteraciones como las descritas, no dudes en consultar con tu médico para que oriente y trata cuanto antes el problema.

¿Quieres saber cómo funciona la sexualidad masculina para aprender a ser mejor?SI, QUIERO SABERLO
+
Share This