/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */

El objetivo de la colocación de una prótesis de pene es poner solución definitiva a los problemas de disfunción eréctil, no conseguir un aumento del tamaño del pene. Lo que te permite la prótesis es la recuperación de una erección suficiente para mantener relaciones sexuales satisfactorias.

 Durante la cirugía, se introducen en los cuerpos cavernosos peneanos unos cilindros que serán bien semirígidos (en el caso de las prótesis semirrígidas) o bien hidráulicos (se hinchan, en el caso de las prótesis de 2 y 3 componentes) y que determinarán en gran parte el tamaño del pene en erección. Existen diferentes tamaños de cilindros para adaptarse mejor a cada paciente por lo que el cirujano debe escoger cuidadosamente la talla óptima para cada pene. En general, se suele tender a intentar maximizar el tamaño del pene, puesto que sabemos que esta es una de las preocupaciones de nuestros pacientes que se somente a la cirugía de implante de prótesis de pene.


Sin embargo, debemos también ser prudentes dentro de los límites de la seguridad, ya que si implantamos unos cilindros por encima de las posibilidades del pene del paciente puede acabar siendo contraproducente y producir complicaciones indeseadas (molestias y dolor local o con las relaciones, daño en los tejidos peneanos, extrusión de la prótesis…). Así pues se busca que cada paciente reciba “la talla” de prótesis peneana que le corresponde. 

En las prótesis hinchables, se ha visto en un estudio que si como ejercicio de rehabilitación (tras la indicación del urólogo cirujano) se procede al hinchado de la prótesis una vez al día durante el primer año, se consigue poco a poco la expansión de los tejidos y se puede lograr el aumento el tamaño del pene en erección transcurridos 12-24 meses de la cirugía. Existen cirugías combinadas de alargamiento de pene + implante de prótesis en la misma operación, lo que implica una mayor agresión quirúrgica al miembro viril al añadir los procedimientos de alargamiento del pene previo a la implantación de la prótesis.

Estas cirugías no suelen hacerse de forma rutinaria en la colocación del implante de pene y si se van a plantear se debe planificar cuidadosamente en las visitas previas con el cirujano. Piensa que la gran mayoría de la población se mueve en unos tamaños peneanos que consideramos normales (y que no son los que vemos en anuncios o películas), por lo que la gran mayoría de varones no precisan procedimientos de alargamiento de pene.

Estos procedimientos suelen estar indicados en hombres que dado a cirugías previas, enfermedades (por ejemplo de Peyronie) o como excepción a la población general se prevé un resultado de tamaño peneano tras la colocación de la prótesis preocupantemente reducido.En la mayoría de casos el tamaño peneano alcanzado es parecido al previo, no existen ni grandes pérdidas de tamaño ni grandes aumentos que impliquen un cambio importante en la visión del paciente sobre el tamaño de su erección.

Remarcar de nuevo que el objetivo principal de la prótesis de pene es recuperar la erección para devolver al hombre y a su pareja la vida sexual. Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

Déjanos tu nombre y email y podrás ver mi video donde te explico como tratar los problemas de erección. Además voy explicarte cómo unirte a VIGORA y poder sacar el máximo partido al montón de contenido que tenemos y que hemos elaborado pensando en ayudarte. Para que no te pierdas nada y tu cuenta de correo nos mande a SPAM, añádenos a tu libreta de contactos o lista de remitentes seguros.

Acepto la política de Privacidad

Hemos recibido tus datos correctamente. Gracias!

Share This