11 CAUSAS DE (BAJO) DESEO SEXUAL MASCULINO

deseo sexual masculino

¿Qué causas existen del (bajo) deseo sexual masculino? Te voy a explicar qué puede interferir en tu deseo sexual y que estés teniendo menos deseo sexual, o qué circunstancias hacen que tu deseo pueda evaporarse como por arte de magia.

Te pondré ejemplos claros para que entiendas a qué me refiero.

EL ONCE DE GALA DEL (BAJO) DESEO SEXUAL MASCULINO:

CONFLICTO MORAL #1:

Estás en la cama con la mujer de tu mejor amigo. O estás en la cama y te dicen que alguien muy cercano ha tenido que ir al hospital y está muy grave. En esa situación, tu sistema de creencias puede “chirriar” y decirte que lo que estás haciendo no está bien.

SITUACIÓN INADECUADA #2:

Tener sexo en público, para algunas personas, no es adecuado. No es un problema de que la pareja les atraiga o no, o de si tienen ganas o no. Sencillamente, no se sientes a gusto en esa situación.

OBJETO DE DESEO INADECUADO #3.

Lo de objeto de deseo suena fatal, ¿no? Se refiere a tu pareja, no a que sea un objeto. A mí puede no atraerme esa persona a nivel sexual, y eso hará que mi deseo sexual no sea suficiente. Puede ser consecuencia del aspecto físico, de mi orientación sexual, de un montón de cosas… la cuestión es que la persona con la que estoy, por el motivo que sea, no me atrae sexualmente en ese momento.

BAJO DESEO SEXUAL #4:

Algunas personas son muy sexuales. Otras poco. No está ni mal ni bien. Opino que forma parte de cómo somos, de nuestra personalidad. En cualquier caso, tener un bajo nivel de deseo sexual de base, lógicamente, hará que mi deseo sexual en una circunstancia determinada sea más bajo. Eso puede producir que la erección, sencillamente, no tenga lugar.

BAJA AUTOESTIMA #5:

¿Cómo voy a tener deseo sexual si no me quiero a mi mismo? Eso puede hacer que tenga falta de confianza, de seguridad, y como consecuencia, menos deseo.

BAJA AUTOEFICACIA PERCIBIDA #6:

Estoy teniendo sexo con la mujer de mis sueños. Bosteza y me dice… ¿falta mucho?

Obviamente es un ejemplo muy extremo, pero es para transmitirte que cómo percibimos el estado -real o imaginario- de nuestra pareja -sea hombre o mujer- , puede condicionar nuestro deseo.

STRESS #7

El stress es la respuesta de nuestro cuerpo a una circunstancia físico o psicológica. Ser despedido, ser un soldado en zona de guerra, tener que tomar una decisión vital… son circunstancias que hacen que nuestro cuerpo reaccione: sudoración, taquicardia, aumento del cortisol… y vasoconstricción de la arteria peneana.

Las situaciones de stress crónico pueden hacer que tengamos más dificultades para conseguir una erección.

PÉRDIDA DE FOCO #8

El deseo se produce cuanto mi atención está puesta en algo sexual, en algo sugerente para mí. Si yo estoy en la cama con mi mujer pero estoy mirando mi teléfono porque estoy esperando una llamada importante, o me estoy fijando en si mi erección es buena o mala, transfiero mi atención a dos elementos que, aunque estén en la habitación, no me generan excitación (teléfono o validar mi erección).

AUTOOBSERVACIÓN #9

Es un ejemplo de lo anterior. Cuando me fijo en cómo estoy en lugar de fijarme en mi pareja, saco el foco de algo sexual para ponerlo en mi pene. Y estaremos de acuerdo en que fijarnos y evaluar nuestro pene no es la cosa más sexual y excitante del mundo, ¿no?

ANSIEDAD DE EJECUCIÓN #10

Llevas con problemas de erección, o de eyaculación precoz, una buena temporada. Hoy has quedado con tu pareja y sabes que puede ser que termines en la cama. Pero estás -perdonad mi francés- cagado de miedo. ¿Voy a estar a la altura? ¿Y si me pasa otra vez? Ese tipo de pensamientos parásitos desencadenan lo que se llama “profecía autocumplida”.

Es como un futbolista que va a tirar un penalty y se repite que lo va a fallar.

“Lo voy a fallar. Voy a pifiarla. No lo meteré.”

¿Qué crees que ocurrirá? Pues que si crees que lo vas a fallar, lo vas a fallar.

PROBLEMAS HORMONALES #11

Unos niveles bajos de testosterona pueden disminuir nuestro deseo sexual y empeorar nuestra respuesta eréctil.

Estas son las 11 causas de deseo sexual masculino que conozco. ¿Echas de menos alguna? Todo esto, obviamente, tiene mucho que ver la disfunción eréctil, y especialmente la disfunción eréctil psicológica.

¡Muchas gracias! (por cierto, te dejo un link técnico muy serio aquí.

Share This